Buscar

Día-Logos Carlos A.Lucas A.

Praxis-Logo-Poiesis…ojalá

Categoría

PO-E-MAS

PERIGEO


Mañana sera un día especial para mí:

Luna llena;

eclipse lunar, brillosangrante;

perigeo entre esa luna y esta roca candente en la que habito,

Y la sensación del balanceo caótico que no me permite dilucidar si es que te alejas..o te acercas.

Anuncios

No saben


Hay fiestas por todos lados, como si nadie supiera cuánto pesa tu ausencia.

He decidido


He decidido encerrar este amor como si de un fenómeno escandaloso se tratase. Lejos de la vista de nadie. Mudo. Inmóvil. Vendado y atado de pies y manos.Sordo. Lo que no se aun es cómo hacer para evitar que le vuelvan a salir alas para que deje de regresar, nuevamente, a tus pies.

¡Hola, amor!


¡Hola, amor! Me duele la cabeza y vine a dar una vuelta por esta esquina a ver si te miraba y conversábamos. Pero no te encontré, así que te dejé este mensaje grabado, para que veas como me envuelve en estos momentos una nube de pesimismo y contradicciones de todo tipo. Y no me gusta cuando no estás porque es como “cuando callas porque estás como ausente”, dado que una palabra tuya bastará para alegrarme.

Sé que a veces no es bueno querer masticar tanto a la vida…pero me asombra ver cómo podemos  vivir sin saber nada de nada…y llenándonos de espejos y bisuterías y piedras de la suerte y horóscopos y sectas, apartando el rostro y el oído  a los que nos dicen los tuti-cuánticos que demuestran que estamos más rodeados de vacío, que de “algo”.

Y puedo considerar, si quieres, la posibilidad que seamos robots programados para pensar que gozamos de libre albedrío y nos ilusionamos con eso. Quizás nos pase lo que a Judas en la vieja Opera rock, “Jesucristo Superestrella”  al estilo del chillidito  “¿Por qué me has metido así a tus planes, sin contar conmigo, Señor?” Y eterno retorno una y otra vez.

Me gusta un relato de Krishnamurti donde habla de la vida como un juego y nosotros somos como esos juguetes de la película Toys: creemos que vivimos y tenemos aventuras y emociones cuando estamos a solas y logramos salir de nuestra caja de juguetes. Pero cuando viene nuestro dueño, automáticamente nos reducimos a simples marionetas, objetos desechables. ¿El universo es nuestro teatro de marionetas?  ¿Y en manos de quién estamos entonces?¿ O sólo es el vacío oscuro de la noche? ¿No hay un Cristóbal Colón que se aventure y nos acerque a un nuevo mundo? ¿Por qué siempre estamos esperando una mano que llegue desde fuera y nos rescate? Me estalla la cabeza. Lo cual debe ser un problema de cruce de nuestros circuitos de programación…en realidad, ¿estaba programado para pensar que me duele la cabeza de pensar que somos simples notas en un pentagrama de quién sabe qué?

Estoy pesimista, corazón. Quizás es la sensación de verte y sentirte lejana. No te alejes. He descubierto que hay algo que es rebelde a toda programación o toda construcción, plan. Que su sola sensación basta para resolver todos los misterios y todas las insuficiencias, todas las preguntas y hasta los dolores de cabeza: Es la sensación de necesitarte y sonreír cuando veo que te acercas y ver que también sonríes y mueves tus labios de esa manera para decirme que también me necesitas. Es descubrir que tú eres el universo en el cual deseo explorar, habitar, henchir y hacerme explotar. Y ver que te alejas…Por eso, quizá, me duele la cabeza.

Publicado en FB del autor: 17 de enero de 2012 a la(s) 21:50

Regreso…


Regreso…

Para

preguntarte

si

no

es

malo

inadecuado

atrevido

osado

aventurero

dedicarte

este

poema

que

ando

ahorita

calientito

en

mi

mano

o

simplemente

lo dejo

estar

y

no

salir

a

otro

lugar

distinto

al

papel

donde

le

he

dado

vida

para

que

deje

de

recordarme

cuán

lejos

estás

de

por

razones

de

tiempo

distancia

oportunidad

(como

si

se

tratase

de

una

simple

fórmula

matemática)

y

no

una

fuerza

más

temática

y

simple

que

es

estar,

(quizás),

enamorado.

Desnuda luna


Imagen en:http://batoosahi.blogspot.com/2012/11/noche-de-luna-llena-de-miguel-de-unamuno.htm

Desnudos, recibiendo la desnuda

Luz de la luna

Furtivos

Como sombras alegres siguiendo

Las redondeces desnudas

De la luna

En sus reflejos en las aguas

Desnudas.

Somos los que estamos, reales,

Bajo las ropas

que nos disfrazan;

desnuda tenemos cada quien el alma

cuando al fin, nos fundimos

como sombras alegres

para asemejarlas, al fin así,

desnudos.

© Carlos Alberto Lucas Aráuz. Catarina,19/11/14

¿Sabes?


¿Sabes qué es la muerte? Cuando ya tu sombra se ha cansado de seguirte.

Cuando ves que ahora buscas a tu sombra y ella, huye espantada de tí.

—-

©Carlos A. Lucas Aráuz.México, DF 3/01/2014

POEMAS DE LA IZQUIERDA EROTICA-40 AÑOS DESPUES


poemasdelaizquierdaeroticaEn los inicios de los años 70, Somoza en Nicaragua daba un salto de voracidad de poder, arrasando por un lado con aldeas campesinas del norte montañoso, y por el otro, cobrando coimas y montando empresas post terremoto (1972) que no dejan hueso que roer al resto del empresariado privado de la época. En El Salvador, se iniciaban las guerrillas izquierdistas; en Chile era derrocado y asesinado Salvador Allende, en Guatemala se organizaban las fuerzas especiales de los Kaibiles con armas y equipo israelí. Los jóvenes latinoamericanos hacían fila india para entrenarse, armarse, defenderse, atacar y triunfar contra las dictaduras, mayoritariamente militares.

En esas filas de combate, comenzaron a destacarse, las mujeres, comprobando que desafortunadamente, es por las guerras que se logra la igualdad de los géneros, en el trabajo de retaguardia dejado por los hombres que van al frente y en el trabajo de vanguardia, donde también se distinguen ante la igualdad del combate.

Esta doble realidad, la de incorporación de las mujeres a las tareas de producción llenando las vacantes de los hombres (fenómeno obvio por ejemplo en la segunda guerra mundial, hasta 1945) y la incorporación de las mujeres al combate, especialmente en las filas guerrilleras de los años 60, 70, plantearon un dilema para el movimiento de izquierda: ¿Cómo abordar esa igualdad pragmática conquistada por la mujer? Y para la mujer: ¿Cómo no dejar de lado las reinvindicaciones propias, igualada en la lucha y en la vida cotidiana?

Ana Maria Rodas“Poemas de la Izquierda Erótica”(1973),[1] fue el nombre de una especie de irrupción irreverente y tremolante, de la voz de la mujeres desde las filas de la izquierda en lucha, en Guatemala, dadas por su autora, Ana María Rodas, que rompía en ese poemario, con los esquemas culturales de una sociedad-todavia-anquilosada en sus viejos valores, prejuicios, estigmas, exclusiones, con un estilo directo, coloquial, erótica y socialmente subversivo, pero que también cuestionaba a lo revolucionario que no podía dejar de ser machista:

Quizás deje la lucha

ser guerrillera no conduce a nada

                           más

                          que a esas cosas

que tu trazas con línea tan sutil.

 No voy a esperar tu próxima tortura

                        ni el día que me eches

escaleras abajo

para que los perros muerdan mi

calavera.

En las obras de Ana María Rodas[2], su forma de expresión poética, hizo reflotar el erotismo de la izquierda- o la izquierda del erotismo- expresando la realidad prístina de la mujer, que se impulsa a sí misma y reclama dejar de ser objeto social y sexual y se reivindica como sujeto, sujeta de su propia vida, sexualidad y erotismo. Pero intuyendo la difícil tarea de la transformación del sistema, que atraviesa las propias filas de la izquierda, y que pionera y explícitamente añora un nuevo tipo de militancia poético-polìtica, recogida luego por Gioconda Belli en su “Partido de la Izquierda Erótica”

Ya sé.

nunca voy a ser mas que una

guerrillera del amor.

estoy situada algo así

como a la izquierda erótica.

Y consciente del silencio a la que podría ser empujada, o ignorada, a pesar de su esfuerzo descomunal:

Pero como mi lucha

no es política que sirva a los hombres

jamás publicarán mi diario

ni construirán industrias de consumo popular

de carteles

y colgajos con mis fotografías.

 En alusión directa al extraño culto machista a la personalidad y figura de los guerrilleros heroicos, que vuelve la espalda a los iconos de las mujeres heroicas y combatientes que han tenido que asumir además, la lucha por sus propios derechos.

Y que en la libertad conquistada declara su fidelidad a sus propios sentimientos:

Amante nuevo:

quiero explicarte bien que entre tus ojos

y mis ojos

sólo hay deseo.

que tu piel blanca a veces se oscurece

porque aquel que me marcó sigue aquí adentro.

(…)

y cuando lloro

y me prendo a ti con tanta fuerza

no es de alegría, amante.

Es de recuerdo.

 Han pasado 40 años desde ese primer libro de Ana María Rodas. Ella tiene ahora 76 años. Pero su cincel poético dejó labrado un camino que aun demanda continuidad, sensibilidad y militancia, en lo que ella definió como su misión de mujer y como poeta:

Tengo hígado, estómago, dos ovarios,

una matriz, corazón y cerebro, más accesorios.

Todo funciona en orden, por lo tanto,

río, insulto, lloro y hago el amor.

Y después lo cuento. (Poemas 9)

 ——-

© Carlos Alberto Lucas Aráuz. Guanacaste. Noviembre 2013.

 Ver: Entrevista sobre su libro “poemas de la Inzquierda Erótica. Universidad de Alabana: http://bama.ua.edu/~tatuana/numero1/yoestoy.html

 Entrevista en:La Prensa Literaria del 20 de marzo 2004

 Referencia a su obra: http://www.literaturaguatemalteca.org/Rodas.html

———————————

[1] RODAS, Ana María. Poemas de la Izquierda Erótica. Edición original, julio 1973. Primera Edición GURCH, enero 1998. Guatemala, Centroamérica.

[2] “Cuatro Esquinas del juego de una muñeca (1975); “El fin de los mitos y los sueños”(1984), “La insurrección de Mariana”(1990). El primero fue “Poemas de la Izquierda Erótica”(1973).

LA VIDA- (PO-E-MA)


eternoretornotaca

Abre los ojos, patalea y llora.

Se yergue y explora, se cae.

Descubre el amor; llora,

a veces de pena, a veces

de alegría,

a veces de soledad;

se vacía el amor; ríe,

a veces de soledad, a veces

de alegría, a veces de pena.

Y descubre, de improviso,

el resorte

que impulsa la vida

y el afán.

Sonríe pleno de  sabiduría.

Cierra los ojos, patalea y

muere.

Ha pasado, la vida.

©Carlos A. Lucas Arauz. Septiembre 2013

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: