Buscar

Día-Logos Carlos A.Lucas A.

Praxis-Logo-Poiesis…ojalá

Categoría

MUJER

¿Autonomía económica…de las mujeres?


“¿Qué es eso, no había ya suficiente en los temas de las mujeres? ¿Ahora, lo económico también?”, pudieran exclamar, quizás con cierta razón, algunos sectores, dado el nivel de comprensión del tema, en referencia al nuevo estudio de la  CEPAL, bajo la autoría de Magdalena García[1], denominado “Estudio sobre la  Autonomía Económica de las Mujeres en Costa Rica, El Salvador y Panamá”, puesto que desde sus raíces originales, el feminismo tradicional, que ha sido el más visible, ha estado dando vueltas y vueltas, buscando su “esencia en sí” en el mundo de las superestructuras, evadiendo el análisis y el abordaje de lo estructural, es decir, de los elementos económicos de la explotación y la opresión que aparecen como discriminación, alienación, exclusión basados en el sexo y sus roles sociales.

Pero ahora, el que un organismo del “establishment” como la CEPAL nos recuerde la necesidad de esa vuelta a lo estructural en lo referente a la problemática de las mujeres, es reflejo que la civilización humana, mal que bien, ha logrado algunos avances (a pesar del escepticismo que nos cobija a algunos), haciéndonos recordar aquella vieja, pero pragmática y certera premisa, que dice: La ‘liberación’ es un acto histórico y no mental, y conducirán a ella las relaciones históricas, el estado de la industria, del comercio, de la agricultura, de las relaciones(…)[2]”.

 Tenemos que acotar, sin embargo, que la CEPAL no habla de “liberación”, sino de “autonomía”,  de las mujeres[3], enfocándose al propósito de “reducir asimetrías de autonomía entre hombres y mujeres” (sic.), más que a suprimirlas o llevarlas a su extinción, definiendo a la autonomía económica de las mujeres, como su “capacidad de generar ingresos y recursos propios a partir del acceso al trabajo remunerado en igualdad de condiciones que los hombres”.

Luego, no se refiere a lo sustantivo de lo económico, que es la propiedad de los medios de producción como tierra,  capital, medios de vida, sino a la mujer como agente social que depende o debería depender, de un empleo y un salario. Es una reivindicación democrática, simple, que no debería escandalizar a algún  liberal medianamente formado en su ideología.

Sin embargo, el “acceso al trabajo remunerado en igualdad de condiciones” tiene precondiciones que superar: Se requiere un desarrollo material y social que libere a las mujeres de sus sujeciones física, vivencial, política y económica[4], que le constriñen en esa versión moderna de la esclavitud.

Esas pre condiciones se refieren a logros tan liberales como el acceso a servicios de salud, las políticas y medios relativos al cuidado de niños y ancianos, apropiación de conocimientos y las habilidades, previsiones sociales para la vejez “y, en general, a todo aquello que conlleve a un desempeño productivo en condiciones de igualdad entre mujeres y hombres”. Tenemos que concluir aquí con la CEPAL, que sin esas precondiciones sociales y el ejercicio pleno de esos derechos, no es posible asegurar la igualdad de  concurrencia al mercado de empleo y salarios, entre hombres y mujeres, al menos en esos tres países de su estudio.

¿Por qué esos tres países?

En el año de 2014, con el acompañamiento de la División de Asuntos de Género de la CEPAL, los Gobiernos de Costa Rica, El Salvador y Panamá convergieron para  acordar avances en la Autonomía Económica de las mujeres. Eso fue posible por el grado de desarrollo institucional, de políticas y leyes en esos países[5], que favorecen la inclusión y el reconocimiento de derechos de género a las mujeres. Se desarrollaron procesos participativos inter institucionales e inter sectoriales, concluyendo en la firma de los Acuerdos para la Autonomía Económica de las mujeres” en los casos de Costa Rica y Panamá; El Salvador, al final, no firmó[6].

Cuantificando la autonomía económica de las mujeres

 La CEPAL se sirve de una batería de indicadores directos tales como: Ocupación, Ingresos; Seguridad social; Políticas de cuidado; Educación y otros, complementados con Indicadores de Contexto  como: Población (perfil demográfico), Producto Interno Bruto, Producto Interno Bruto per cápita, Estructura productiva, etc., que permitieron algunos hallazgos de interés, como que Costa Rica, por ejemplo, concentra más población en actividades de alta productividad (el 25% de las mujeres ocupadas y el 32% de los hombres) y que en El Salvador sólo el 4,5% del total de las mujeres ocupadas participan en sectores de alta productividad y 6,5 % de los hombres; en el caso de Panamá el porcentaje es de 5% y 3,5% respectivamente.

 Se confirma lo ya sabido o intuido sobre la situación opresiva de las mujeres: Las condiciones de desigualdad se mantienen o cambian de forma muy lenta; las tasas de participación económica de las mujeres son más bajas que las de los hombres y crecen lento en los tres países; las brechas de género en las tasas de desempleo se amplían ligeramente en Costa Rica, se cierran en Panamá y son más bajas para las mujeres de El Salvador; las diferencias de los ingresos de las mujeres y de los hombres, en detrimento de las mujeres, no logran remontarse a pesar de que éstas cuentan actualmente con más años de escolaridad; las mujeres siguen teniendo tasas muy bajas de pensiones y jubilaciones; aumentan los hogares en donde las mujeres son las principales aportadoras de ingreso; la cobertura de servicios de cuidado es baja y está estancada; hay algunos avances en las formulaciones de políticas, leyes y programas con cierto contenido reconociendo los derechos humanos de las mujeres, etc.

Como líneas políticas con cierto grado de avance en el tema de la autonomía económica de las mujeres en los tres países, pueden destacarse en el estudio de CEPAL, entre otras: asegurar el trabajo remunerado de calidad; la generación de ingresos; el cuidado como responsabilidad social; participación activa e igualitaria de mujeres y hombres en el acceso y control de los activos tangibles e intangibles (únicamente mencionado en los objetivos estratégicos de El Salvador); garantizar la incorporación de las mujeres al mercado laboral en condiciones de igualdad; cumplimiento de sus derechos laborales; incorporar dentro de las esferas económica, política, social y jurídica el reconocimiento y legitimación del trabajo doméstico no remunerado; la generación de iniciativas económicas alternativas, innovadoras y solidarias (mediante el acceso, uso y control de los recursos y los activos productivos y no productivos), tomando en cuenta las necesidades de las mujeres y sus esfuerzos por superar la pobreza.

 Hace falta un enfoque comunitario

 Un hecho relevante a señalar es que el abordaje del tema de la autonomía económica de las mujeres y su búsqueda de convergencias y acuerdos comunes entre los tres países centroamericanos, se materializó a inicios del año 2014, mientras al final del mismo año, el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA)  estaba aprobando su “Política Regional de Igualdad y Equidad de Género (PRIEG) que fija como su Eje 1 (de 7), el Objetivo de la Autonomía Económica de las mujeres[7].

Ambos hechos, aunque relativamente aislados, son parte de las condiciones del entorno centroamericano que hacen factible lograr más avances, con la suma creativa de objetivos y líneas, para dotarse de una buena plataforma de lucha, democrática, liberal, pero indispensable, si se incorporasen el resto de países centroamericanos y se concretizara como una Plataforma Comunitaria de Centroamérica para avanzar, mediante la autonomía económica, hacia mejores estadios de liberación de las mujeres centroamericanas.

Hace falta trabajar por ese enfoque comunitario: la opresión de las mujeres no entiende de fronteras.

———–

[1] Estudio sobre la  Autonomía Económica de las Mujeres en Costa Rica, El Salvador y Panamá. Diciembre 2015. Comisión Económica para América Latina-CEPAL. Naciones Unidas, México, D. F. Diciembre de 2015.

[2] Karl Marx y Friedrich Engels, La ideología alemana (1846)

[3] Tengo un problema conceptual con el logro-legítimo- de la “autonomía”: Un esclavo puede tener, como los aviones, cierto grado de autonomía, lo cual es bueno, pero no rompe su sujeción estratégica o dependencia al amo, o en el otro caso, al combustible que pueda cargar para el ejercicio de su autonomía de vuelo. Pero lograr “autonomía de vuelo”, es un avance básico para las mujeres.

[4] La CEPAL solamente habla de tres “Autonomías”, dejando de lado la Vivencial que aquí incluyo: Auto estima, afectividad, estrés, vulnerabilidad y dependencia síquica, sentido de seguridad y realización, factores de alta relevancia en la situación opresiva, especialmente doméstica, pero también política y social, de las mujeres de nuestro medio.

[5] Referencias sustantivas en el estudio de CEPAL fueron, en Costa Rica: II Plan de Acción 2012-2014 de la Política Nacional para la Igualdad y Equidad de Género/Instituto Nacional de las Mujeres, San José: Instituto Nacional de las Mujeres, 2011. En El Salvador: ISDEMU. Informe de la situación y condición de las Mujeres Salvadoreñas 2011 – 2012- Análisis a partir de la PNM. San Salvador, El Salvador. ISDEMU 2013. En Panamá: Política Pública de Igualdad de Oportunidades para las Mujeres (PPIOM), Instituto Nacional de la Mujer (INAMU), Panamá, 2011.

[6] Los tres acuerdos se denominaron diferente: En El Salvador es un “Acuerdo Nacional hacia la Autonomía Económica de las Mujeres Salvadoreñas, 2014”. En Panamá es un “Acuerdo Nacional hacia la Promoción del Desarrollo Productivo a través de la Autonomía Económica de las Mujeres”. Costa Rica prefirió pronunciarse por una “Carta de Entendimiento hacia la Autonomía Económica de las Mujeres Productivas en Costa Rica”, acompañada por un Decreto Presidencial para establecer la Red Nacional de Apoyo para la Autonomía Económica de las Mujeres que fue suscrito por la Presidencia (Laura Chinchilla) y cinco ministerios de su gabinete.

[7] La PRIEG señala: “Objetivo del Eje 1: Autonomía Económica. Propiciar la remoción de los obstáculos institucionales, materiales y culturales que impiden a las mujeres centroamericanas y dominicanas el pleno goce de sus derechos económicos en condiciones de igualdad”.

Anuncios

Pasaba por allí, cuando escuché…


  1. Ana Verónica Sánchez (Ave Asan)
    Ana Verónica Sánchez (Ave Asan)

    La joven mezzosoprano nicaragüense, un verdadero valor nacional, Ana Sánchez (Ave Asan), en un ensayo de un fragmento del aria “Mon coeur s’ouvre à ta voix” de la ópera de Camille Sait-Saens “Samson et Dalila”.

 Ver video:https://www.youtube.com/watch?v=HHpni528tDU

  1. Sitio: En uno de los salones del Hotel Hacienda San Pedro, en Carazo.

Pasaba por allí y me atrajo la musicalidad de esa voz, entre melancólica y retadora, que se colaba entre los pasillos del sitio.

Grabé con un celular y ahora se lo regalo a Ana. Obvio, la baja calidad y la limitada forma de la grabación en esas condiciones, son de mi responsabilidad. Pero no demerita apreciar la calidad artística de esta joven.

 3. Anotar: El relato de Sansón y Dalila, en la Biblia, es un intenso drama (aunque basado siempre en el enfoque de culpabilización de la mujer): Un hombre, destinado a regir a su pueblo, es seducido por una bella mujer, Dalila, de las filas del enemigo, que es utilizada para descubrir el secreto de la fuerza del líder contrincante. Ella lo descubre y lo traiciona, pereciendo ambos al final en un acto de sacrificio de Sansón. Pero Sansón ha sido presa del amor, que lo deja literalmente, ciego.

Dice “Dalila” en una de sus partes:

“¡Mi corazón se abre a tu voz

como se abren las flores

a los besos de la aurora!

¡Mas, ¡oh! mi bien amado,

para secar mis lágrimas,

deja que tu voz suene otra vez!

¡Dime que a Dalila

tú regresas para siempre!

¡Recuerda a mi ternura

las promesas de otro tiempo,

los juramentos que tanto amo!

¡Ah! ¡Responde a mi ternura!

¡Vierte sobre mí tu amor!

Del mismo modo que

las espigas de trigo

se ondulan

bajo la brisa ligera,

¡así vibra mi corazón,

consolado por tu amada voz!

La flecha es menos rápida

para llevar la muerte,

¡que tu amada

para llegar a tus brazos!

¡Ah! ¡Responde a mi ternura!

¡Vierte sobre mí tu amor!”

¡Hola, amor!


¡Hola, amor! Me duele la cabeza y vine a dar una vuelta por esta esquina a ver si te miraba y conversábamos. Pero no te encontré, así que te dejé este mensaje grabado, para que veas como me envuelve en estos momentos una nube de pesimismo y contradicciones de todo tipo. Y no me gusta cuando no estás porque es como “cuando callas porque estás como ausente”, dado que una palabra tuya bastará para alegrarme.

Sé que a veces no es bueno querer masticar tanto a la vida…pero me asombra ver cómo podemos  vivir sin saber nada de nada…y llenándonos de espejos y bisuterías y piedras de la suerte y horóscopos y sectas, apartando el rostro y el oído  a los que nos dicen los tuti-cuánticos que demuestran que estamos más rodeados de vacío, que de “algo”.

Y puedo considerar, si quieres, la posibilidad que seamos robots programados para pensar que gozamos de libre albedrío y nos ilusionamos con eso. Quizás nos pase lo que a Judas en la vieja Opera rock, “Jesucristo Superestrella”  al estilo del chillidito  “¿Por qué me has metido así a tus planes, sin contar conmigo, Señor?” Y eterno retorno una y otra vez.

Me gusta un relato de Krishnamurti donde habla de la vida como un juego y nosotros somos como esos juguetes de la película Toys: creemos que vivimos y tenemos aventuras y emociones cuando estamos a solas y logramos salir de nuestra caja de juguetes. Pero cuando viene nuestro dueño, automáticamente nos reducimos a simples marionetas, objetos desechables. ¿El universo es nuestro teatro de marionetas?  ¿Y en manos de quién estamos entonces?¿ O sólo es el vacío oscuro de la noche? ¿No hay un Cristóbal Colón que se aventure y nos acerque a un nuevo mundo? ¿Por qué siempre estamos esperando una mano que llegue desde fuera y nos rescate? Me estalla la cabeza. Lo cual debe ser un problema de cruce de nuestros circuitos de programación…en realidad, ¿estaba programado para pensar que me duele la cabeza de pensar que somos simples notas en un pentagrama de quién sabe qué?

Estoy pesimista, corazón. Quizás es la sensación de verte y sentirte lejana. No te alejes. He descubierto que hay algo que es rebelde a toda programación o toda construcción, plan. Que su sola sensación basta para resolver todos los misterios y todas las insuficiencias, todas las preguntas y hasta los dolores de cabeza: Es la sensación de necesitarte y sonreír cuando veo que te acercas y ver que también sonríes y mueves tus labios de esa manera para decirme que también me necesitas. Es descubrir que tú eres el universo en el cual deseo explorar, habitar, henchir y hacerme explotar. Y ver que te alejas…Por eso, quizá, me duele la cabeza.

Publicado en FB del autor: 17 de enero de 2012 a la(s) 21:50

El Infinito 8 de Marzo


8 marzoEn muchas partes del mundo, Nicaragua no es la excepción, la lucha por el reconocimiento de los derechos humanos de las mujeres se percibe como un riesgo para los “derechos” de los poderes establecidos. En realidad, el 8 de marzo es sólo una pausa para recordar la permanencia infinita de esta lucha: la humanidad nunca podrá prescindir de lo específico femenino (que es donde se renova como humanidad) y de su significancia social, politica, económica en tanto género.

La humanidad no puede aspirar a un régimen de libertades, si hay seres humanos privados de las suyas. A la cabeza de decenas de esos sectores aun no reinvindicados, están las mujeres. No habrán hombres libres, si no hay mujeres libres. No pueden nacer todos los hombres iguales, si no nacen todas las mujeres, iguales. Los derechos y la libertad de las mujeres son la medida de los derechos y libertades del ser humano, de la sociedad. No pueden haber hombres libres, mientras no se hayan emancipado de su dominio, control y represión contra los derechos de las mujeres.

Así como un régimen liberal y de libre empresa era incompatible con el régimen de esclavitud y terminó aboliéndolo, a veces a precios enormes, asimismo en la era actual, la democracia es incompatible con un régimen de dominio y cercamiento de los derechos humanos de las mujeres y de las niñas: a la vida, a la no violencia,  a la salud especializada, a la libre concepción o no, al aborto, a la educación y trabajo, a la no segregación ocupacional o salarial, al liderazgo de todo orden, a la participación política activa, a la autonomía económica, al acceso y propiedad de los medios de producción, al ejercicio de su propio poder como sector social, a la búsqueda libre de su felicidad.

La positiva meta de lograr lo mas pronto posible la paridad entre hombres y mujeres, como se lo ha fijado ONU-Mujeres (“Planeta 50-50 antes de 2030”)[1] ante la lenta velocidad de logro hacia la equidad e igualdad, es sin embargo, una meta limitada, por su carácter eminentemente cuantitativo: hay mujeres en el poder, como ejemplo en Nicaragua, que más bien se constituyen en frenos o factores represivos de esas reinvindicaciones y justifican los status quo o las regresiones, bajo los típicos y tradicionales razonamientos del patriarcado decimonónico.

Por lo tanto, la lucha de las mujeres también debe ser especialmente activa en el terreno formativo, educativo, informativo, de formación de opinión publica pues en las mentes de hombres y mujeres es donde se libra buena parte de esas batallas por sus derechos. Es lo permanente e infinito, de los 8 de marzo.

—————————-

[1] “En su mensaje en ocasión del Día Internacional de la Mujer 2015, la Directora Ejecutiva de ONU Mujeres Phumzile Mlambo-Ngcuka asevera que la paridad de género debe lograrse antes de 2030, a fin de evitar el lento ritmo de progreso que condena a las niñas y los niños que nacen hoy a esperar 80 años antes de ver un mundo con igualdad”. – Ver en: http://www.unwomen.org/es/news/stories/2015/3/executive-director-message-for-iwd-2015

Lamento de María Magdalena


 

Y María Magdalena, loca de dolor, viendo al amado doblar, luego del tormento, su cabeza y morir, exclamó: “¡Oh, amado mío, que mueres solitario y abandonado!Te compadezco, pobre de tí!, has sido un iluso! ¡Hasta Lázaro, aquel que rescataste de los brazos de la Muerte, ha huido de tí!

Roque Dalton: “Mujer a partir de su humanidad y no del sexo”


ROQUE DALTON
ROQUE DALTON

Roque Dalton, el “Leonel Rugama” de El Salvador, preguntaba: “un poeta revolucionario, ¿es poeta o es revolucionario? Y el mismo contestaba, pariendo poemas mientras hacía la revolución y preñando a la revolución, mientras hacía sus poemas.

La enormidad de Dalton en esa tarea, a la manera que lo hizo el esteliano Leonel Rugama en Nicaragua, es no descuidar lo intimista en la doble función, remarcando así que la individualidad es parte sustantiva y necesaria para crear la acción  colectiva y luego, la colectividad creativa y constructiva del nuevo orden.

LEONEL RUGAMA
LEONEL RUGAMA

 

Ambos poetas revolucionarios, el nicaragüense, víctima pero héroe del ataque de todo el ejército somocista (15 de enero 1970) y el salvadoreño, asesinado por sus mismos compañeros de organización, el  Ejército Revolucionario del Pueblo-ERP (10 de mayo 1975), expresaron sus vivencias como jóvenes enamorados, soñadores y románticos, pero reflejando al mismo tiempo una nueva visión del hombre revolucionario hacia el concepto de mujer. Esto, quizás es mas explicito en la obra de Dalton, con una formación ideológica mas completa que la del joven Rugama.

Como evidencia de lo anterior, se reproduce aquí uno de los poemas-manifiestos mas conocidos de Roque Dalton donde se refiere a la multiexpresión de lo sexual, desde la vivencia del placer, a su función reproductiva, su expresión en lo económico y finalmente, en lo político, donde ubica la recuperación de la “mujer para si”, a partir de su humanidad y no como sexo, planteando la belleza sutil del “regreso” ya libre, a la “profunda noche amorosa”.

PARA UN MEJOR AMOR (Roque Dalton)

Nadie discute que el sexo
es una categoría en el mundo de la pareja:
de ahí la ternura y sus ramas salvajes.
 
Nadie discute que el sexo
es una categoría familiar:
de ahí los hijos,
las noches en común
y los días divididos
(él, buscando el pan el la calle,
en las oficinas o en las fábricas;
ella, en la retaguardia de los oficios domésticos,
en la estrategia y la táctica de la cocina
que permitan sobrevivir en la batalla común
siquiera hasta el final del mes).
 
Nadie discute que el sexo
es una categoría económica:
basta mencionar la prostitución,
las modas,
las secciones de los diarios que sólo son para ella
o sólo son para él.
 
Donde empiezan los líos
es a partir de que una mujer dice
que el sexo es una categoría política.
 
Porque cuando una mujer dice
que el sexo es una categoría política
puede comenzar a dejar de ser mujer en sí
para convertirse en mujer para sí,
constituir a la mujer en mujer
a partir de su humanidad
y no del sexo,
saber que el desodorante mágico con sabor a limón
y jabón que acaricia voluptuosamente su piel
son fabricados por la misma empresa que fabrica el napalm,
saber que las labores propias del hogar
son las labores propias de la clase social a que pertenece ese hogar,
que la diferencia de sexos
brilla mucho mejor en la profunda noche amorosa
cuando se conocen todos esos secretos
que nos mantenían enmascarados y ajenos.

Un nuevo término en la RAE: “Femicidio”


La Academia Española de la Lengua se ha decidido por fin, a incorporar (para octubre 2014), a 300 años de su existencia, el término de “femicidio” en su diccionario. Eso está bien, pero…¿no es “feminicidio”?

FEMICIDIO Y FEMINICIDIO: NO SIGNIFICAN LO MISMO NI SE ESCRIBEN IGUAL

En un comentario, Elisenda Panadés[1], aclara la importante diferencia ideológica, conceptual, entre ambos términos:

El “femicidio”, en castellano un término homólogo a “homicidio”, sólo se referiría al asesinato de mujeres, mientras que “feminicidio”, definido por Lagarde[2], incluiría la variable de impunidad que suele estar detrás de estos crímenes, es decir, la inacción o desprotección estatal frente a la violencia hecha contra la mujer.

Es decir, la primera acepción no reconoce el entorno, la lógica, la cultura de odio implícita en el asesinato de mujeres, en esa indiferencia, desprotección absoluta de los crímenes contra las mujeres que azota a nivel mundial y en nuestro caso, a Nicaragua, especialmente en el último trimestre de este año del 2014.

En la Ley 779 de Nicaragua, si bien se usa el término restringido de “femicidio”, al tipificar el delito, en el Artículo 9, se dice:

Art. 9    Femicidio

Comete el delito de femicidio el hombre que, en el marco de las relaciones desiguales de poder entre hombres y mujeres, diere muerte a una mujer ya sea en el ámbito público o privado, en cualquiera de las siguientes circunstancias (…).

En el subrayado “en el marco de las relaciones desiguales de poder entre hombres y mujeres” se resuelve de alguna manera hacia el concepto más amplio, referido a esa situación de desigualdad de poder, así que desde el punto de vista legal, en Nicaragua, los términos “femicidio” y “feminicidio” serian sinónimos.

Sin embargo, en referencia al uso  de nuestro idioma, la restringida-e interesada, por sesgada-definición de la RAE- elimina el enfoque que conceptualiza que los asesinatos de mujeres no son el simple asesinato u homicidio de una mujer[3], sino una expresión de una actitud, un pensamiento y una práctica dañinas por el simple hecho de ser mujer.

La RAE continua no solamente conservadora en sus definiciones en estos temas, sino abiertamente proclive a no dar  paso a los reconocimientos de los derechos humanos de las mujeres. Basta señalar que aun define lo “femenino”  como “débil, endeble”. Y como anota Elisenda Panadés:

 “la RAE es una institución inminentemente masculina: en los 300 años de su historia sólo ocho mujeres han estado entre sus miembros, y de sus 43 actuales sólo siete son mujeres”.

Marcela Lagarde
Marcela Lagarde instaló por primera vez e impulsó la utilización de la categoría “feminicidio”. Imagen en http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-243559-2014-04-07.html

 Sin embargo, Marcela Lagarde, la original traductora conceptual del término, se declara satisfecha por el pequeño paso de la RAE:

Me conmueve también, porque en esta misma computadora escribí por primera vez esa palabra con la emoción de estar definiendo teórica y políticamente el feminicidio. Quise que no se confundiera con homicidio y se pensara que era la feminización de esa palabra; que fuera parecida y diferente para incluir los crímenes misóginos contra mujeres y, de manera central, la enorme tolerancia social y del Estado a la violencia contra las mujeres y las niñas, con las consecuencias de impunidad e injusticia”.[4]

 Como se ha señalado arriba, en el caso de Nicaragua, desde lo jurídico seria indiferente el uso de ambos términos, pero conceptualmente seria mas conveniente, por asuntos educativos, formativos y de género, referirnos más bien al feminicidio, mientras este fenómeno se siga expresando como una de nuestras enfermedades sociales mas graves

—————

[1] http://www.espanol.rfi.fr/cultura/20140410-feminicidio-entra-en-el-diccionario-de-la-rae

[2]Marcela Lagarde, antropóloga mexicana, de acuerdo a la nota, es quien tradujo y reformuló el término inglés de “femicide”, conceptualizado por primera vez en 1976 por Diana Russel y revisado en 1992 junto a Hill Radford, definido como “el asesinato misógino de mujeres cometido por hombres”.

[3] Por ejemplo, en un accidente de automóvil, alguien podría atropellar mortalmente a una mujer y a menos que se probase lo contrario, se podría  suponer que no hubo odio por la mujer o misoginia en ese acto, por lo que no caería en las tipificaciones de la Ley 779.

[4] Ver en Pagina 12: http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-243559-2014-04-07.html

 

MUJERES EN EL PODER- Breve Estudio de caso


Mujeres en el poder

Dos mujeres administrando las fuerzas coercitivas y disuasivas: Policía y Ministerio de Defensa. Ambas llevan apellidos de viejas familias oligárquicas nicaragüenses: Sevilla y Sacasa.

Aminta Granera Sacasa: Estudió en el colegio de la Asunción. Luego, Filosofía en Washington y para monja, en Guatemala. En 1976, a través de corrientes cristianas ingresa al FSLN. Trabajó en los 80 en el Ministerio del Interior. Con un posgrado en Gerencia Empresarial en la Universidad “Thomas More”. Nombrada como Directora General de la Policia por el Presidente Enrique Bolaños, en septiembre 2006. Vencido su cargo en 2011, sigue al frente como Comisionada de la Policía.

Dra. Martha Elena Ruiz Sevilla:Ni en la página del Ministerio de Defensa que dirige, hay una breve biografía de su Ministra: http://tinyurl.com/nf9cfhy. Estuvo al frente del Ministerio del Ambiente y Recusos Naturales.

Preguntas del caso:

1. El hecho que hay mujeres en tan altos cargos, ¿es signo del avance de la mujeres nicaragüenses  para el reconocimiento de sus derechos de equidad e igualdad?

2.  Su posicionamiento ¿ayuda a sus congéneras a fortalecer la defensa de sus derechos como segmento de la sociedad nicaraguense?

3. El hecho que haya mujeres en cargos donde el ejercicio de la fuerza es su función, ¿haría que este ejercicio sea menos violento, represivo y opresivo?

 

Nota: Aquí no se consideran las mismas preguntas en el caso de la Presidenta del Consejo de  Comunicación y Ciudadanía del Poder Ciudadano, Sra. Rosario Murillo.

La justicia no tiene ni aroma de mujer


La raptó a los 13 años. La encerró en una alejada finca de Matagalpa y le  implantó dos hijos desde entonces. Como su carcelero, la castigaba verbal y físicamente, temiendo huyese de él.  Él trabajaba sacando madera desde Siuna, donde a las trozas de los árboles cortados y cercenados,  a las trozas de buena calidad, se acostumbra marcar con una X y una A.

Ella lo denunció por maltrato y amenazas, varias veces en la Delegación 6 de la Policía de Managua.  No pasó nada diferente. Al fin, ocho años después  de su rapto y ya trabajando, pudo deshacerse de él y lo abandonó, llevándose a sus dos amados hijos, de ocho y dos años, con ella. 

A los 2 meses de haberse librado de él,el 23 de octubre de 2004, él la buscó y la  llevó en su vehículo del lado de Tipitapa, fuera de Managua. En un sitio apartado, al no lograr convencerla que regresase con él, la apuñaló, perforando su pecho y pulmón; le cercenó la pierna izquierda donde ella tenia un tatuaje con el nombre de otro hombre; le destrozó a puñalazos, sus genitales. La decapitó.

Como un hábito terrífico de su oficio, le dejó marcada en el pecho, con su puñal, una X y una A, como a las trozas de madera de calidad  de los frondosos árboles cercenados que comerciaba desde Siuna,  listas para el aserradero.

Tiró por allí sus restos. Decidió darle otro destino a la cabeza y la pierna izquierda de Silvia de los Ángeles Aguirre Palacios, de apenas 22 años.

Han pasado casi 10 años y Pedro José Jiménez Cantarero ahora  pide que lo saquen de la prisión, antes de los 25 años de su condena (le habían rebajado 5 años de su condena), ante otra mujer, Roxana Zapata, la jueza Primero de Ejecución de Sentencia y Vigilancia Penitenciaria de la capital. Oscar Gutiérrez, abogado solicitante de Jiménez, declarando sobre el paradero de la cabeza y pierna de la víctima, respondió: “eso es un asunto personal” y que no podía revelar ni dar detalles de esa información.

Y, cierto, esta jueza es la misma Roxana Zapata, que en 2011, en el mismo intento de solicitud,  le había dicho anteriormente a la madre y hermana de Silvia que se resignara, que pusiera todo en manos de Dios. También es la misma Roxana Zapata que suspendió la ejecución de pena a favor de Farinton Reyes, condenado a ocho años, rebajado a seis y al final a cuatro años, por el delito de violación contra su compañera de trabajo Fátima Hernández Canda y cuyo atenuante había sido por “actuar en estado de arrebato ante la ingesta de cervezas”. Farington Reyes solamente cumplió dos años en prisión.

Esta misma jueza, Roxana Zapata, le dio audiencia al condenado, sin avisar a los familiares de la víctima.”Estudiaré esta petición”, dijo.

El hombre  nunca ha dicho qué hizo o dónde están la cabeza y la pierna de Silvia de los Ángeles Aguirre Palacios, los restos no sepultados de aquella  pequeñuela de 13 años que había raptado y encerrado en una finca de Matagalpa. 

Ver: 

http://archivo.elnuevodiario.com.ni/2004/octubre/26-octubre-2004/nacional/
http://archivo.elnuevodiario.com.ni/2004/octubre/29-octubre-2004/nacional/nacional-20041029-03.html
http://www.elnuevodiario.com.ni/nacionales/309656-carnicero-de-tipitapa-quiere-salir

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: