DÍA-LOGOS:

LA PALABRA INTERCAMBIADA DE CONTINUO, DÍA A DÍA, NOS DEBE LLEVAR A LA REFLEXIÓN.

LA REFLEXIÓN NOS DEBE LLEVAR A LA FIJACIÓN DEL DERROTERO.

EL DERROTERO NOS DEBE CONDUCIR A LA ACCIÓN.

LA ACCIÓN AL CAMBIO.

Y EL CAMBIO GENERARÁ SU PROPIO LOGOS,

SU PROPIA PALABRA.