EL ESTADO ES LA CABEZA DE LA MISOGINIA EN NICARAGUA


Presentación: En uno de las primeras notas de este blog, DÍA-LOGOS, el 7 marzo de 2010, publicábamos este aporte que reproducimos a continuación:”NICARAGUA TIENDE A LA MISOGINIA II: EL ESTADO ES PARTE DE LA OPRESIÓN DE GÉNERO”.

Y es increíble, han pasado ya 8 años y este análisis mantiene toda su vigencia, sólo que la práctica, desdichados de nosotros, lo ha confirmado con cienes de mujeres traumadas, golpeadas, heridas, mutiladas, asesinadas y hasta partidas en pedazos por la violencia feminicida. (Ya he explicado por qué me resulta tan incómodo el uso del término legalista “femicidio” consignado en la Ley 779 de Nicaragua).

El efecto de permeabilidad de una distorsión política, moral, cultural e institucional que brota desde las entrañas del partido y del poder en Nicaragua y corroe a toda la sociedad nicaragüense, es portentoso. a Dialogos madre llora violador-de-hijastra-4-768x397Hace que por ejemplo, la madre de una niña de 12 años abusada y golpeada por la nueva pareja de la mujer, se cuelgue desconsolada en llantos, del cuello del acusado.

O que otro hombre intente quemar viva a su mujer en su propia casa ( y ella, ingenua dice que aunque interpone la denuncia en la Policía Nacional, “siempre llega a una mediación”) , que otra mujer, Vilma Trujillo, haya sido quemada en la hoguera.a dialgos incendio casa pareja

Que dos sujetos allegados a la familia, violen, torturen y asesinen de manera atroz, a una niña de 12 años  y otras decenas de casos donde la criminalidad por odio por la condición de mujer, se combina con la parsimonia de la policía, jurados erráticos, sentencias suavizadas, penas incumplidas por los consignados como culpables, sin contar los casos que quedan a medio camino en las denuncias, por temor de víctimas y testigo. A dialogos deprfedadores Esreli Estelí-768x499Y los que no salen a luz.

En el artículo citado, que se reproduce a continuación (Ver original de DÍA-LOGOS), se analiza un documento conceptual sobre el tema, que en el medio oficialista “El 19”, había publicado la actual Vice Presidenta de Nicaragua.

NICARAGUA TIENDE A LA MISOGINIA II: EL ESTADO ES PARTE DE LA OPRESIÓN DE GÉNERO“. 7 marzo 2010

Por: Carlos A. Lucas A.

En la víspera de la celebración del 8 de marzo, buscando alguna expresión oficial sobre la mujer, para fijar cuáles líneas conceptuales y de principios guían las acciones de gobierno y de su partido político en esta temática, me encontré con este documento publicado en el No. 2 de “El 19”, el 28 de agosto de 2008, firmado por la Sra. Rosario Murillo, responsable de las líneas comunicativas del gobierno y del partido.

Señalo el vínculo para su lectura atenta, porque dada la importancia de las funciones de su autora, estas líneas, enfoques, se transmiten hacia todo el engranaje partidario y estatal y puede servir para comprender el comportamiento de activistas, dirigentes, funcionarios, diputados, magistrados, contralores, Ministras de Gobernación, periodistas, jueces, policías, líderes comunales, de barrio, estudiantiles, médicos, Cardenales, etc., personas y actores que forman el entramado del Estado actual en Nicaragua o del partido que lo controla, cuando se enfrentan a situaciones que involucran esta categoría: mujer. Sería muy útil que los que lean estas notas, lean primero el documento al que me refiero: http://www.elpueblopresidente.com/OPINION/2539.html.

(Nota del 8/03/2018: Este documento ya fue retirado de dicho sitio, pero puede encontrarse en: http://www.lavozdelsandinismo.com/nicaragua/2008-08-28/la-conexion-feminista-y-las-guerras-de-baja-intensidad).

1. El feminismo es el “Mal”.

En primer lugar, el término “feminismo” se entrecomilla en el documento de la Sra. Murillo, sugiriendo desde el inicio, en el propio título, el cuestionamiento del término. Y este es precisamente el punto de partida de las personas que tienden a minimizar las reivindicaciones de la mujer, suponiendo de manera superficial que el feminismo es la contraposición de las mujeres, contra los hombres. Concedamos que el término se presta, por su debilidad conceptual, a este tipo de interpretaciones simples y reaccionarias (reaccionaria porque su respuesta es contestaría y de negación absoluta) y al manejo fácil en los medios de comunicación, con cuestionamientos a través de lugares comunes como el argumento “si la mujer se va a trabajar, ¿quién cuidará de los niños?”

Afortunadamente, quizás exista, por el momento y aun con sus propias debilidades, un término más adecuado para presentar estas mismas u otras reivindicaciones de la mujer, que es “género” ( y nuestro entrecomillado no es peyorativo”) que expresa mejor la idea que la división natural de la humanidad en sexos, ha conducido, por razones económicas, sociales, culturales, políticas, etc., a un sistema que asigna a la mujer (y a los hombres), roles sociales y normas morales e individuales preconcebidos, en detrimento de la igualdad en derechos y responsabilidades, de las mujeres.

Recordemos aquí que las mujeres, a lo largo de la historia, han sido presa fácil de estas reacciones que las someten o limitan su desarrollo como segmento social y de manera individual. Por su manejo de la observación, por el ejercicio de prueba y error, por su intuición, la mujer, en general, logró comprender de diferente manera las leyes naturales: mientras el hombre miraba en la naturaleza una mera especie de despensa en la que solo hay que alargar el brazo y tomar, la mujer en cambio se le acercaba indagando su funcionamiento, sus ciclos, sus leyes. La mujer desarrolló desde los primeros estadios humanos, la agricultura, la ganadería, la medicina, la artesanía mientras el hombre se encargaba de la recolección, la caza y la pesca. La sabiduría que fue acumulando fue llamada “brujería” en ciertas épocas, lo que generó celos inquisidores que las llevaron al potro de los tormentos y a la hoguera.

De ese ambiente de la Edad Media, el texto que comentamos nos trae de manera cuántica, a nuestro actual Siglo XXI, sólo que trayendo en el viaje, sotanas, exorcismos, amenazas de fuego y tormentos para las mujeres: Afirma esta autora que el feminismo, la lucha de las mujeres, es “la disposición de sus postulados para la Causa del Mal en el mundo”. Las reivindicaciones históricas y legítimas de la mujer, son entonces, manifestaciones del Mal, así en mayúscula, cualquier cosa que ese término pueda significar.

2. El feminismo “es pornografía y penetración imperialista”.

Ser la “Causa del Mal” no es suficiente…la bandera del “falso feminismo” como le llama, también se encarga de “promover pornografía y antivalores”(sic), al denunciar públicamente los abusos de poder y la violencia, especialmente en el campo del sexo, esa expresión material y biológica de lo femenino y el principal atractor para la agresión de lo “masculino”. Las denuncias de abusos sexuales son “pornográficas” entonces, y el recato obliga más bien a callar y a tratar el problema, puertas adentro. Casi oímos el “ummm” de aprobación del ex jerarca Católico, Sr. Obando y Bravo.

Esas denuncias de las mujeres en lucha, según interpreta el documento de “El 19”, no van dirigidas a detener esos fenómenos de agresión, a deslindar y castigar a los culpables, sino más bien a desatar un “terrorismo político sin precedentes, contra liderazgos, honras, reputaciones, y contra la más elemental dignidad humana de personas y familias enteras”, como expresión de “todos los escenarios donde la lucha se libra entre el Bien y el Mal”. No son los violentos, abusadores, violadores, entonces, los que han destrozado la honra de alguna mujer, los que han destruido reputaciones, los que han herido la dignidad humana de sus propias familias… no, son las mujeres que los denuncian.

La recomendación oficiosa, la línea del partido de gobierno en Nicaragua entonces es, siguiendo la tónica de poner estas cosas en mayúsculas: El Silencio. La Complicidad. El “Bien”.

Y eso no es nada, porque la lucha reivindicativa de las mujeres nicaragüenses es parte de la agresión imperialista, es una conspiración del capitalismo mundial “para intentar cambiar la escala de valores culturales, e imponernos normas sociales ajenas y extrañas, para nuestra convivencia familiar y comunitaria”. Es una penetración cultural.

3. El feminismo es la negación de la mujer

“Este activismo político y cultural, pro-europeo y norteamericano, se disfraza de “feminismo”, viste ropa de mujer, pero no conoce, nunca ha conocido, la sensibilidad del corazón de la mujer”, dice la autora. El argumento es que esas mujeres activistas “no tienen lazos familiares o afectivos estables” y no conciben que hay otras mujeres, que quieren seguir siendo, mujeres con “conciencia incluyente, instinto maternal, y sentido de familia, de pareja, y de hermandad humana”. En realidad, afirma, las activistas de estas reivindicaciones se dedican a “rechazar a Dios, odiar al hombre, burlarse de otras mujeres, despreciar a las madres y amenazar a las familias”. Los verdaderos valores de la mujer, dice.

4. Resultados?: En Nicaragua, aumenta la violencia contra las mujeres

“Amalia”, joven embarazada con cáncer terminal, agoniza prácticamente en un hospital nicaragüense porque los médicos se niegan a aplicarle tratamientos y radiaciones, por estar embarazada de 6 semanas y no poder practicarle un aborto terapéutico, dadas las penas de la Ley respectiva.http://www.movimientoautonomodemujeres.org/noticia/27.
En nuestro país, según un reporte de Intervida, una de cada tres mujeres sufre de violencia. Según informes de otro organismo activista, en 2009 se incrementaron los feminicidios, a más de 71.
El Instituto de Medicina Legal de Nicaragua, reporta que en 77 de los casos de violencia sexual que fueron denunciados en 2008, la víctima era menor de 17 años. Amnistía Internacional, por su lado, reporta que entre 2005 y 2007, mil 247 niñas fueron violadas y 198 de ellas resultaron embarazadas; de ellas, 172 tenían entre diez y 14 años.
El informe sobre Desarrollo Humano para América Central 2009-2010, del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), reveló que la violencia contra la mujer, la adolescencia y la niñez es la “cara escondida” y “la más invisible” de la inseguridad ciudadana en los países del istmo centroamericano, incluida Nicaragua.
La Jefa de la Policía Nacional, Comisionada Aminta Granera, reconoce que en el 2009, sólo prosperó el 20 por ciento como denuncias formales ante la Comisaría de la Mujer, en los casos de agresiones reportadas contra de mujeres.
Entre 2008 y 2009, aumentaron en más de 100 mil las denuncias de agresiones y amenazas tipificadas como violencia intrafamiliar.
Los casos de violación han tendido a ir aumentando, a un ritmo ya de más de 13 casos al día, a nivel nacional de acuerdo al informe “Comparativo de Indicadores Estadísticos 2008-2009, Dirección de Comisarías de la Mujer y la Niñez”.
La violencia de género es el indicador más explícito para valorar el grado de madurez jurídica, cultural y moral que tiene un país. Asimismo, puede servir para conocer de que manera aplica el Estado, en tanto poder político, en torno a las reivindicaciones, derechos y protección de las mujeres.

Como lo refleja el citado documento de “El 19”, hay una base política y conceptual oficiosa, en realidad casi oficial, que explica el por qué los índices de violencia de género han ido aumentando tendencialmente desde 2007 en Nicaragua.

Por lo tanto, no es remoto afirmar que del propio aparato del Estado en Nicaragua, emana una línea francamente adversa a las reivindicaciones de género. Tenemos un Estado misógino, patriarcal y sexista en contra de las mujeres.

Deja un comentario; el contenido será moderado por el administrador

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .