Que los votantes elijan a un lacra ya no será monopolio de nuestros atrasados países: La posibilidad que un esperpento como Donald Trump pueda llegar por votación mayoritaria, así de fácil, a la Presidencia de una potencia global como EEEUU, demuestra, no la miseria humana de este singular aspirante, a la cual tiene pleno derecho individual, sino que nos demuestra que el desarrollo material y económico (ganar el mundo) no impacta necesariamente en la mentalidad, espíritu e intelectualidad de los votantes (perder el alma).

El eventual triunfo presidencial de Trump, nivelaría a este país del primer mundo con nuestros países del tercero, donde elegimos o soportamos a chafarotes, payasos, ladrones, manipuladores, corruptos, dictadorzuelos, ex guerrilleros empresarios, comediantes, clanes familiares, estafadores, demagogos y resto de lacras lumpen de los altos estamentos de poder.