http://theredlist.com/wiki-2-24-224-267-view-fiction-profile-sarah-abraham.html#photo
Mathias Stom, Sarai introduciendo Agar a Abraham, 1637-1639, óleo sobre lienzo.113 x 168 cm, Gemäldegalerie, Berlin, Germany. En: http://theredlist.com/wiki-2-24-224-267-view-fiction-profile-sarah-abraham.html#photo

El relato sobre Sara, la mujer que en el mito dio origen a los judíos, recreado por Sergio Ramírez en su novela homónima, ha sido comentado por Silvio Báez, obispo católico de Nicaragua. Al margen de las consideraciones teológicas del Obispo Báez sobre la Sara Bíblica o de sus consideraciones literarias sobre la Sara de ficción de Ramírez, sus comentarios publicados por Confidencial, son interesantes de leer y aquí se los dejo para su consideración. Pocas veces uno puede leer comentarios literarios de un obispo católico sobre un tema que implica aspectos teológicos. http://www.confidencial.com.ni/articulo/22110/la-novela-quot-sara-quot

Sin embargo, antes, no puede dejarse de mencionar, entre otros, aunque sea de manera indirecta, el enfoque audaz, pero pragmático del Obispo Silvio , sobre la naturaleza de la Biblia como relato de relatos cuando se pregunta, previo a su propio análisis literario de la novela de Sergio Ramírez y pre valorando su pertinencia: “¿Para qué sirve una novela inspirada en una saga bíblica que recoge tradiciones antiquísimas y que ha llegado a convertirse en texto a través de una complejísima historia redaccional en la que a través de siglos han intervenido numerosos autores?”

Es correcta esta apreciación general de la Biblia, como una portentosa obra literaria que al tiempo que expresa “tradiciones antiquísimas” se fue generando en un esfuerzo realmente colectivo, de fuerte peso comunal y que implicó varias generaciones. Muy rara vez los amantes cristianos de la Biblia recuerdan que al menos su mitad, o “Antiguo Testamento”, es una expresión bastante fiel de los libros religiosos fundamentales del judaísmo oficial, entre ellos, la Torá, de fuerte perfil nacionalista e incluso racial. La Biblia en ese sentido, como nos lo recuerda algo indirectamente Silvio, representa uno de los primeros ejercicios “Wiki” en nuestra civilización, entendido esto como una gestión de contenidos que no puede atribuirse a un autor específico y que se va estructurando en el tiempo, de acuerdo a los intereses e intervenciones de los editores-usuarios.

Precisamente por esa naturaleza, el historiador Eric Hobsbawm había denominado “tradiciones inventadas” a esa construcción de un grupo social determinado, de sus propios elementos de identidad y auto afirmación que por lo general, debe transcender generaciones y coyunturas, jugando un papel determinante en la conformación del Estado-Nación. Es un proceso Wiki.

En la tradición judaica que recrea Sergio y comenta Silvio, se refieren algunas cosas extrañas, como el hecho que Sarai (nombre de Sara en su etapa infértil), es hermana, por parte de padre, de Abraham, el futuro fundador del pueblo de Israel por “promesa divina”. Y como el hecho que, a contrapelo de esa promesa divina, Abraham engendra un primogénito llamado Ismael con su esclava egipcia Agar (de origen real en Egipto y ligada a un “desliz” de Abraham que por aparte se detalla en la Biblia).

Sarai había autorizado así a  Abraham la práctica de un, por lo visto, también muy antiquísimo “vientre de alquiler”: le ruega que tenga relaciones sexuales con Agar a fin de tomarle un hijo de Abraham . Pero cuando Agar se embaraza, resulta en un escarnio para la infértil Sarai.

A estas “extrañas cosas” de la voluntad divina según el mito, se suma la previa actitud de Abraham, quien en una demostración clara del sistema patriarcal, se había enriquecido en poco tiempo cediendo a su hermana-mujer a las concupiscencias del propio faraón en Egipto y luego, del rey árabe Abimelec. La prostitución de Sarai por Abraham, le deja enormes réditos materiales a éste y le permite disponer de poder para delimitar territorios en las tierras donde se va afincando.

Sarai, simplemente calla en el relato bíblico, lo que llama la atención de escritor de Sergio, para encarnarse dentro de ella y hacerla hablar en su recreación literaria.

En el relato mítico, Sarai “a sus 90 años”, resuelve la situación de la “promesa divina” de alguna manera, anunciando que ha concebido otro niño al que denomina Isaac, que vendría a ser el padre de Jacob o Israel, raíz de origen en la tradición, ¡por fin!, del pueblo de Israel.

Y para remate, el primogénito de Abraham, Ismael, engendra 12 tribus, igual que Jacob o Israel, que engendra las 12 suyas. Ambos linajes, ismaelitas e israelitas, han seguido en pugna hasta nuestros días, reconociendo, en medio de sus grandes diferencias y disputas, especialmente las territoriales, a Abraham como su tronco común.

Estas no son directamente los objetivos de la recreación literaria de Sergio, ni de los razonamientos teológicos-literarios de Silvio, pero ambos nos hacen volver la atención al análisis y consideración del mito fundacional con dos mujeres, la Sara objeto de atención literaria de Sergio, y la mas oscurecida y silenciosa esclava de Abraham, Agar, de donde arrancan no sólo dos pueblos, sino dos poderosas religiones monoteístas en el Medio Oriente.