Marcha-pies-descalzos-sufrimiento-Venezuela_NACVID20140416_0007_19Ya ni Raúl Castro cree en el modelo maduriano…ésta es una propuesta rotundamente fracasada, caduca, anacrónica. En esta fase del Socialismo siglo XXI, sucede como en Alemania en la Segunda Guerra Mundial: Hitler estaba arrinconado en el Búnker y todavía tenía “fe” en el triunfo nazi (“la fe no nubla la inteligencia” dice alguien por allí). Aun así, tenía fieles seguidores a su orden que incluso se suicidaron con él.

Pero Maduro y su grupo arrinconado por la realidad, a diferencia del Titanic, ya ni siquiera tienen el consuelo de los resignados violinistas que hagan como si nada estuviera pasando.

¿Cuánto y hasta cuándo tiene que sufrir un pueblo?