!Santa Baba!

Me estoy desayunando, no cenando, literalmente que a la esposa del Presidente de Venezuela se le llama “Primera Combatiente”..Buáá!. Eso en este tiempo del socialismo venezolano. En tiempos de la burguesía era “Primera Dama”.

Primera Dama o Primera Combatiente, esos títulos no sirven para evitar la  institucionalización del nepotismo, pues aunque, como en Nicaragua, se le llame “Compañera Fulana”, en Venezuela y en Nicaragua, esos títulos  han servido para llenar los sendos gobiernos de toda la linea genética en el poder y de sus incondicionales rémoras.

Pero lo curioso es que la Primera Combatiente venezolana, es fanática del esoterismo oriental: Consulta diario, por confesión propia, el oráculo Chino, el I-Ching y era fanática de ese orate indio, Sai Baba, que vestido de anaranjado,decía ser la encarnación de Dios en la tierra.  Igual que la Primera Compañera de Nicaragua, también discípula de Baba.

Casi es regla que en todas las sectas espirituales se esconden sórdidos fenómenos mundanos y la sexualidad humana brota por todo tipo de fisuras también sórdidas. Sai Baba estuvo acusado múltiples veces de abusador, violador y hasta implicado en crímenes en sus propios aposentos. Su práctica de frotar con aceite los genitales de los aspirantes varones, fue también muy denunciada. Un dios muy aprisionado por sus pasiones.

Doña Rosario, Primera Compañera, solía lucir, en su pecho, una imagen de Sai Baba, que tenía el poder de materializar relojes, cadenas y ese tipo de cosas para obsequiar a sus visitas distinguidas. Hay referencias que Doña Rosario visitó al dios anaranjado, igual que la Primera Combatiente de Venezuela. De esa devoción por lo alto, quizás provenga esa curiosa manía de poner en mayúsculas todos los nombres y adjetivos y de repetir mantras a diestra y siniestra. Cito, literal:

“Hoy és viernes 13 de Marzo, y nos estamos preparando para una Movilización en Solidaridad, como decíamos ayer, Activa y Combatiente, con nuestr@s Herman@s bolivarian@s, venezolan@s; con la Revolución Bolivariana; con l@s hij@s de Chávez. Con el Pueblo de Nicolás! Nos estamos preparando para participar, como Pueblo de Sandino, como hij@s de Sandino, con Daniel al frente, como Pueblo-Presidente, en una Movilización de Solidaridad llena de Amor. Ese Amor Extraordinario que nos dio en todo momento el Presidente Eterno, Comandante Hugo Chávez Frías”.

nicolas-maduro-tambien-es-brujo-L-bqjqt5
http://es.paperblog.com/nicolas-maduro-tambien-es-brujo-2035089/

En el caso de la hoy Primera Combatiente venezolana, es muy mencionada la devota visita que con Maduro y un hijo de ella, hicieron para ver y oír en persona al gurú Sai Baba, rindiéndole homenaje,sentados a sus pies. a ese greñudo “Dios Viviente” que no fue tal, porque ya “desencarnó” a los 81 años, a pesar de su predicción que abandonaría esta atribulada dimensión, a los 96 años de edad.

Esta frustración devocional. puede explicar los intentos desesperados de Maduro y su esposa, de embalsamar el cadáver del llamado “Comandante Eterno” , que es el dios que les ha dado entrada al paraíso del poder. Maduro ha declarado que ha dormido junto a la tumba de Chávez para inspirarse y la Primera Compañera de Nicaragua, habla por las noches con Sandino, Andrés Castro y hasta con Rubén Darío.

En Nicaragua, la masa también ingenua, es bombardeada por esa espiritualidad tan ligada al poder, a la sexualidad sórdida y al abuso, mencionando un Amor, así en mayúscula que no cubre, naturalmente, a los que protestan, a los que piensan distinto, a los que se rebelan contra el nepotismo y el despotismo, ni a los que piensan por su propia cuenta o denuncian desde el propio seno familiar, la verdadera esencia de ese poder.

Estas devociones o ansias de tener a un dios viviente en sus vidas también explica  esas declaraciones tan profusas de Maduro, como las divulgadas en el periodo de enfermedad del Presidente Chávez diciendo que la misma: “ha provocado una verdadera revolución de la fe, de la creencia en Dios y por eso desde nuestro corazón no hay duda que vivimos un milagro en pleno siglo XXI, el milagro de Chávez” y otros incidentes como mirar el rostro de Chávez en alguna pared de alcantarilla en el Metro de Caracas, en una mata de plátano u oírlo trinar en un pajarito.

Es un sencillo cambio de Baba a Chavismo. Y en Nicaragua, algo de esa Baba nos ha estado impregnando a todos.