Terrífico, pero a las comunidades indígenas originarias (estaban allí cuando pasó de lejos, Cristóbal Colon) de las regiones autónomas de Nicaragua, parece que no les está quedando mas opción que la violencia como reacción a la que le ejerce la invasión de colonos en sus territorios,la indiferencia del Estado Nacional de Nicaragua, la complicidad de la mafia de tierras, ganaderos, madereros…y la nuestra, mezcla por omisión, de indiferencia y complicidad.

Cuando un pueblo prueba el sabor de la violencia, es casi imposible la marcha atrás. Hay allí un drama humano de dos caras: la de las comunidades indígenas, a las que se les está obligando a aceptar la violente política estatal de cohabitación en sus territorios y las de las familias genuinamente pobres y necesitadas de tierras. Nicaragua carece absolutamente de ningún programa de Reforma Agraria que amortigüe esta presión sobre los territorios autónomos indígenas, mayangnas y mískitos, fundamentalmente.

Ver nota en La Prensa:http://www.laprensa.com.ni/2014/11/11/departamentales/1385835-indigenas-retienen-a-colonos-y-queman-viviendas-indigenas-retienen-a-colonos-y-queman-viviendas

Ver documental “La deseperación de los mayangnas”:https://www.youtube.com/watch?v=H17fqmi8uac#t=48