sotano de vinos2

A la manera que el guardador de vino,

a la hora de la cena, de la fiesta, de la reunión,

baja lentamente al oscuro y frío sótano,

camina hacia todos lados,

mira las fechas, las cosechas,

comprueba las temperaturas, sabe el detalle intenso que guarda en espíritu

cada vino aprisionado;

la historia de cada gestación,

cada fecundación, cada vendimia; sus avatares,

sus ventiscas, heladas, sequías, apoteosis de sol y agua;

y sabe que a cada una, tarde o temprano, le llegará su hora

del darse para el disfrute, el sorbo, la fiesta del paladar;

para llegar a convertirse en sangre de su sangre;

en alegría, o melancolía, o indiferencia, o éxtasis o en algo;

de esa misma manera, digo,

yo, guardador también,

bajo lentamente al oscuro y frío sótano

donde aguardan;

camino hacia todos lados,

miro las fechas, las cosechas, sé el detalle intenso que guarda en espíritu

cada uno de ellos, aprisionados;

la historia de cada gestación

cada fecundación, cada vendimia; sus avatares,

y sé que a cada uno le llegará una y otra vez, su hora;

para el disfrute, el sorbo, la fiesta del paladar;

sangre de su sangre; alegría; melancolía; indiferencia;

éxtasis o algo;

de esa misma manera, digo

yo, guardador también,destapo estos

mis poemas,

los escojo;

y me apresto a brindar con ellos.

©Carlos A.Lucas; Catarina de Nicaragua.

11/10/2014