fabulasparaninos-quien-le-pone-el-cascabel-al-gato-los-ratones-poniendo-cascabel-al-gato

Al referirme al documento denominado “APORTE A UN CONSENSO NACIONAL” que me ocupa, no puedo evitar recordar aquel momento de la escisión post electoral del FSLN, en los años 90, cuando el flamante y sobre valorado MRS, adoptó por canción-emblema aquella lánguida melodía entonada por Mercedes Soza: “¡Cambia, todo cambia!”.

¡Ese sí fue un portentoso descubrimiento de luchadores políticos formados, mal que bien, en el marxismo leninismo soviético-cubano de moda. Esa verdad dialéctica y filosófica iba a alumbrar a las próximas generaciones en Nicaragua. Gracias a eso, todos sabemos ahora que el cambio hace que todo cambie…aunque sigamos igual.

En aquellos momentos, estos militantes de causa perdida, en realidad, causa derrotada (Tamaña tarea: ¡Rescatar al sandinismo de sí mismo;  renovarlo para hacerlo igual a lo que es!), creían haber encontrado el santo grial de la lucha política.

Algo similar ocurre ahora: recientemente, los recicladores del sandinismo, los restos del antiguo Partido Conservador y otros cuantos profesionales de la política, no importa de qué signo ideológico o político, han emitido un, igualmente, portentoso descubrimiento estratégico, ni más ni menos como esos ratoncillos del cuento, felices del aporte para un consenso de las masas roedoras, sobre la solución del cascabel que se necesitaba para no ser atrapados por el marrullero y violento, El Temible Gato Rojo y de Cabeza Negra: Tres comisiones especiales, después de casi 120 días de trabajo arduo y concentrado, han emitido la guía del futuro de Nicaragua como Nación. No es chiche.

Ni una palabra, a la manera de los ratoncillos de la fábula, sobre las formas de lucha, si hay que derrocar o mejor no meterse a eso, o solamente oponerse y en qué grado, movilizarse cómo, en qué ocasiones, al gobierno del FSLN. Y ni una palabra si es válido seguir participando en todo proceso electoral que se le ocurra a ese poder, que no  es cuestionado ni en forma de posición política ni en forma de estrategia de lucha que permita alcanzar esos sonsos puntos que proponen en este “aporte de consenso nacional”.

Claro, el argumento ya se oye: estos son los objetivos, una vez nos ponemos de acuerdo en ellos todos, pasamos a ver las formas de lucha. Pero unos puntos sonsos de objetivos, no pueden generar mas que formas sonsas de lucha, sino veamos sus primeras tareas:

1. Llevarlo a las municipalidades para su discusión; 2. Traducirlo al inglés, mískito y mayangna y 3. ¡Naturalmente, no faltaba más!: Entregarle una copia a cada Ministro del gobierno de Don José-El Temible, con la esperanza que lo lean y lo adopten como el próximo Plan de Nación.

Ver: Aporte a un Consenso Nacional. 30 de septiembre de 2014