“Si en una sociedad los clientes han sustituido a los ciudadanos, la democracia liberal no tiene sustento”, dijo Arturo Cruz, ex embajador de Ortega en Washington, criticando con rodeo académico, el sistema prebendario que ahoga a la ciudadanía y genera el clientelismo.

 Se trataría entonces de un modelo de democracia prebendaria, donde los “clientes” premian con su voto la mayor eficiencia en la repartición de prebendas, más que la legalidad, legitimidad, o constitucionalismo de ese régimen. Si tengo hambre y alguien me da un paquetito de avena, ¿debo analizar que éste lo hace violando preceptos constitucionales y rechazarlo? se preguntan los clientes antes de matar a los ciudadanos, matando el hambre del momento, con la bolsita de avena.

Así,el Estado no sería percibido como fuente de poder, sino mas pragmáticamente, como Banco de Reservas de Prebendas.Y la continuidad o continuismo anti constitucional de un régimen no es problema, en tanto y en cuanto éste garantice que haya también continuidad de la democratización del prebendismo.

Al punto que en países como Nicaragua está resultando más rentable no trabajar, ser pobre, improductivo, si con el voto cada 5 años se compra 1 paquete básico prebendario.

Pero lo entiendo: Tuve que ingresar recientemente a un hospital torturado por un espantoso dolor de columna. Hernia discal. Los anestésicos corrientes no bloqueaban el dolor. Rogué al médico que me diera algo más fuerte y lo hizo. El dolor, el sufrimiento, la angustia, la frustración, desaparecieron de pronto. Sabía que el doctor no me había curado, pero agradecí inmensamente que me ayudase a no sentir ese dolor, ese sufrimiento, esa angustia. Es el efecto del anestésico, que no te resuelve el problema, pero te alivia, te da un respiro.

http://desdelarepublicadominicana.blogspot.com/2011/02/clientelismo-politico-estdo-fallido.htmlAsí funciona la teja de zinc, el bono de 300 córdobas, el paquetito de alimentos, la gallinita, el chanchito. Son anestésicos que no resuelvan el problema de la pobreza y la marginalidad, pero alivian el dolor, el sufrimiento, la angustia humana de los pobres y marginados.

El prebendarismo es el opio del pueblo de Nicaragua. Pero ¿alguien quiere y puede ayudar a resolver el problema fundamental de la pobreza, el atraso, la marginalidad en Nicaragua, para no clamar por los anestésicos populistas, que alivian, aunque no resuelvan?

 

Nota: Publicado (3/11/11) en Fb del autor: http://xurl.es/zjp4h