Foto en http://www.laprensa.com.ni/2014/05/21/ambito/195219-que-a-dialogar-ortegaLa Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), formada por los señores: Sócrates R. Sándigo Jirón ; Leopoldo J. Brenes Solórzano; Silvio J. Báez Ortega; Bosco Vivas Robelo; Rolando J. Álvares Lagos; Jorge Solórzano Pérez; Pablo Schmitz Simón; Juan A. Mata Guevara; David Zywiec Sidor y Carlos E. Herrera Gutiérrez, presentaron ante el Gobierno (21 de mayo de 2014), un documento que titularon: “En busca de nuevos horizontes para una Nicaragua mejor”.

Abordando varios temas, el documento parece haber sido redactada en su primera parte ( la mas “fea”) por un furifundo “sanpablino• (por su enfoque negativo hacia la mujer) y en el otro, por algún entusiasta “juanveintitrescino” por su enfoque social o por un preocupado “sanjuanpablino dos”, alarmado de ver como el Estado sustituye a la Providencia Divina o Don José y Doña Rosario sustituyen a Cristo y a la Virgen María.

Esta vez, nos referiremos a la parte mas “fea” del documento, todo lo que tiene que ver con sexo, sexualidad, familia, aborto, Ley 779, Código de la Familia, educación religiosa, etc. Las citas textuales del documento se presentan en cursiva y entrecomilladas.
I. LA FAMILIA BIBLICA

“La familia es la célula original de la vida social (…)”.

¿A qué familia se refieren? ¿A la de la tradicional familia “belenciana” de padre, madre, hijo, pesebre y asno?¿No es familia el grupo conformado por una mujer sola (por las causas que sean) tratando de sacar a sus hijos adelante? ¿Y las otras opciones de unión donde dos personas que se quieren, luchan juntas por salir adelante también con hijos comunes, no son familia? ¿Qué tipo de familia aplauden?

II. EL ABORTO TERAPÉUTICO

“Reconocemos los esfuerzos hechos por el Gobierno por manifestar en los foros internacionales el respeto a la vida del no nacido”.

Aquí ya van sacando el rabo de su verdadero pensamiento medieval, aplaudiendo en conjunto con este gobierno, que las mujeres nicaragüenses hayan perdido el derecho al aborto terapéutico, gracias a Don José y su esposa, recordando que esta es la madre de una persona abusada sexualmente desde los 11 años entre las paredes de su propia casa y a quien dio la espalda e incluso persigue implacablemente.

III. EL MATRIMONIO ES HOMBRE+ MUJER, LITERALMENTE

“Reconocer como «matrimonio», en sentido estricto, la unión que proviene del hombre y la mujer”.

Los señores referidos, están dialogando con un matrimonio: Don José y su consuerte. ¿A este tipo de “matrimonio”, más parecido a una sociedad de negociantes de conveniencias, le hablan de “la unión que proviene del hombre y la mujer? ¿Este es el modelo de familia que estos señores aplauden, reconocen y bendicen?

Esta es la familia moral, para ellos. Cualquier cosa que no se parezca a este tipo de unión, por ejemplo, una donde haya amor, respeto, transparencia, apoyo mutuo y desinteresado, entrega, ¿estaría condenada, si en un lado no está un hombre y del otro, una mujer?

IV. EL CÓDIGO DE LA FAMILIA

“Es motivo de mucha preocupación para nosotros el llamado Código de la Familia”.

Los señores de esta organización, no dicen en concreto que es lo que les preocupa del Código de la Familia; sólo dicen que “amerita ser discutido con más profundidad por los diversos sectores de la sociedad y enriquecido y liberado de posibles ambigüedades”.

¿Cuáles son esas ambigüedades, referidas precisamente, con ambigüedades? Pero al plantearlo, han dejado abierta la justificación de una reforma al Código.

V. LA LEY 779

Tenemos conocimiento de que su aplicación en algunos casos no ha sido suficientemente justa e incluso se ha llegado a convertir en un factor desintegrador de muchos hogares”.

Estos señores ni siquiera encomiendan al Señor las almas de más de 73 mujeres víctimas de feminicidio y agresiones en 2013, ni de las más de 33 víctimas mortales en lo que va del año. Las muertes y daños de esta depredación aumentan en Nicaragua ¡y ellos hablan que por causa de la Ley 779, los hogares se desintegran! ¡Señores!”, si el depredador asesina a su mujer, ¿no desintegra de una vez su hogar?

La mujer, ¿debe ser en este matrimonio, el Cristo sufriente, escupida, mancillada, humillada, golpeada, escarnecida, violentada, azotada y clavada en una cruz tormentosa, hasta que la muerte la separe de su depredador?

VI. ANTICONCEPTIVOS

Tenemos además conocimiento de que se esteriliza a las mujeres de modo forzado en algunos centros de salud y se venden anticonceptivos abortivos. Sobre todo en la zona rural esto se ha vuelto muy recurrente. Desearíamos saber si esta es una política del Gobierno, pues es un tema gravísimo con el que se atenta a la vida y a la dignidad de las personas”.

¡Bien! Si en Nicaragua se estuviese aplicando la esterilización de mujeres de modo forzado o incluso con engaños (propio de regímenes totalitarios, fascistas), estos señores no deberían haber esperado siete años para hablar de eso con el gobierno. Esto ameritaría una movilización nacional pues estaría –si fuese forzada- cortando el libre albedrio de las mujeres sobre si embarazarse o no embarazarse.

Y esa movilización incluye esas dos dimensiones del libre albedrío de la mujer: embarazarse o no embarazarse y por lo tanto, su pleno derecho humano a tener acceso a adquirir anticonceptivos para no embarazarse si así lo ha decidido.

VII. GÉNERO

Consideramos grave e indebido que se esté imponiendo en algunos centros educativos la enseñanza de la llamada «ideología de género», opuesta al plan de Dios Creador y «a las diferencias dadas por la naturaleza humana» (Documento de Aparecida, 40). Al menos pediríamos que se dé igual oportunidad en las escuelas y universidades a la enseñanza de la doctrina moral católica, inspirada en la Revelación y la Doctrina de la Iglesia.

La llamada y ahora eclesialmente temida “ideología de género” no es tal ideología, porque no es una concepción general del mundo, una estructuración para concebir la vida, la moral, las acciones humanas. Consiste simplemente en el análisis concreto de una situación de inequidad, desigualdad, que tiene raíces en la realidad económico-social y cultural y se manifiesta en la forma en que se asigna o se suponen, los roles de la mujer, generalmente en subordinación al hombre. Un enfoque de género es en esencia, una lucha por los derechos humanos de un sector social tradicionalmente marginado, excluido, discriminado.

Lo grave de la afirmación de estos señores es que dicen que esta lucha progresista por los derechos humanos de las mujeres, es “opuesta al plan de Dios” y que rompe con “las diferencias dadas por naturaleza humana”. ¿O SEA, QUE EL GENERO VA EN CONTRA DE LO NATURAl?

Y por lo tanto, las personas que hagan demandas con enfoque de género, están contra el plan del Creador. ¿Cuál es el plan del Creador con las mujeres, entonces? ¿Será el mismo de Alá, que las promete como premio, botín de placer en el mas allá?

Una amiga de red social escribió hace un par de días: “tengo miedo de un diálogo donde solo hay hombres”. Le contesté: “Tengo miedo de un diálogo entre misóginos”. Y eso, desafortunadamente, incluye la presencia e influencia de una mujer, la señora esposa de Don José.