Dijo Avis Cana:

Nosotros, como individuos, cuyo concepto de por sí ya es una alienación, un problema perceptivo,  precisamente, no nos hemos percatado que somos unas pretenciosas células con un desatado poder de imaginación, que no nos permite ver que somos parte de un tejido, que nacemos, vivimos y morimos dentro de un tejido y que este tejido, en última instancia, es nuestra razón de ser, por mas que creamos que tenemos vida individual, voluntad propia, albedrío individualista. 

Somos tejido, aunque seamos células y ese tejido es el que nos genera, nos procrea, nos liquida, transcendiéndonos a nosotros mismos. Perecemos como células, para que el tejido permanezca en su presencia. Como dijo Octavio Paz. Todo es presencia,todos los siglos son este presente”…

Anuncios