Dijo Avis Cana:

Imagen en:http://www.taringa.net/posts/imagenes/16072462/La-normalidad-en-el-sistema-capitalista.html

“En realidad, Carlos, no creo estar de acuerdo en eso que dices sobre la necesidad de los nuevos modelos económicos y políticos sea en Cuba, Venezuela, España o Estados Unidos, etc., mientras no se hable de un aspecto fundamental: el modelo de consumo.

El Presidente Mujica del pequeño Uruguay, se acerca un poco a este tema (Min. 7:50 en el video) como cuando dijo: “En mi país hay 3 millones de habitantes, pero tenemos 13 millones de vacas de las mejores del mundo; unos 8-10 millones de ovejas, estupendas, mi país es exportador de comida, de lácteos, de carne …y mis compañeros trabajadores van por la reinvindicación de 6 horas de trabajo…pero lo que hacen ahora es tomar dos turnos…trabajan 12 horas,¡mas que antes! ¿Por qué?- Porque tienen que pagar las cuotas de todo lo que compran y van de paga cuotas, paga cuotas y cuando percatan, ya están viejos y reumáticos-como yo-y se les fue la vida. Y uno se hace esta pregunta: ¿Ése el  destino de la vida humana?”.

Este consumo alienante del que habla el Presidente Mujica, puede llegar a niveles realmente irracionales, si no halla freno. ¿Te imaginas a un Cardenal, uno de esos vicarios de Cristo en la tierra, como el obispo alemán Franz-Peter Tebartz-van Elst,  que gastó 31 millones de euros en la remodelación de su residencia privada? Que la bañera le costó 15 mil euros? Y tranquilamente se dice que el presupuesto original de su casa ¡era de 5 millones de euros! ¿Quién es este representante de Cristo que necesita una casa de 5..bueno, él  corrigió luego, que necesita una casa de 31 millones de euros? Hay que decir que el Papa Francisco lo ha suspendido en sus funciones, al menos.

Se dice a veces que somos esclavos del mercado y el mercado llega a ser un enemigo político en muchos esquemas. Pero… ¿Quién esclaviza a quién? ¿Quién es el mercado, dónde está ese mercado?

¡El mercado es la suma social, sinergizada, de todas nuestras expectativas, deseos, compulsiones, necesidades objetivas, subjetivas y arbitrarias, necesidades síquicas, de egos, intereses, frustraciones, etc.¡El mercado somos nosotros, es nuestra colmena, donde estamos zumbando interminablemente nuestras alas de consumo! Somos en el consumo como esos polluelos recién nacidos, voraces, chillantes, exigentes e insaciables.

En realidad, opino que debemos hacer un alto, como humanidad, para luego de valorar nuestros modelos económicos, enfocarnos a nuestros modelos de consumo, el origen del mercado, el cuerpo que mueve esa “mano invisible” que nos maneja nuestras vidas, nuestros estilos, nuestra cultura de consumo, que no es mas que el ente social que nosotros mismos hemos creado, para dejarnos esclavizar por él.

Necesitamos, mas que modelos económicos y políticos, un modelo de vida y felicidad, para hacer nuestra estancia en este planeta, una experiencia balanceada, intensamente aprovechada, intensamente humana”.

Eso dijo Avis Cana.