http://www.laprensa.com.ni/2014/03/02/seccion-domingo/184805–pais-salado

Monica baltodanoMónica Baltodano ha dado una entrevista a La Prensa (cita web arriba), donde refiere algunos puntos de vista relativos al poder político en Nicaragua, en la cual, una de sus conclusiones es que doña Rosario Murillo parecería ser quien recibiría de herencia de su esposo, un partido político (FSLN), el poder político en el Estado, el control del gobierno…y naturalmente, hay que añadir,  la enorme fortuna personal acumulada por este miembro de la Dirección Nacional del FSLN.

Ante una eventual falta de Don José, podría repetirse en Nicaragua un poco del drama venezolano con la muerte de Chávez, pero también con la probabilidad de terminar en una figura cursi, patética e ineficiente como represiva,como es el caso de Nicolás Maduro.

Hay algunas puntualizaciones interesantes  en esta entrevista de la ex-dirigente y guerrillera del FSLN, las que hemos trascrito literalmente, con subtítulos puestos por nosotros, para dar orientación de lectura en determinados puntos.

Si bien la transcripción es textual, se ha reordenado según esos temas:

Aquí las puntualizaciones de Mónica:

Balance político del gobierno del FSLN

  • Daniel Ortega se reeligió avasallando la Constitución, después hizo una reforma constitucional a la medida, hizo ajustes en el traje del Ejército y la Policía en función de sus intereses, ha entregado al país a un magnate chino a través de la concesión canalera y destituyó diputados electos por el voto de la gente.
  • (…) Esta estructura de poder está montada sobre prebendas, coimas y por eso que los muevan (a los funcionarios) para un lado o para otro, siempre y cuando les den un hueso, no trasciende.

Balance económico

  • La bonanza que supuestamente dio el país está montada sobre factores externos circunstanciales y el hecho de que la fuerza de trabajo ha sido entregada a la zona franca. Pero mientras eso exista y algunos sectores históricamente excluidos estén recibiendo algo a través de zinc, de gallinas, de algunas mejoras en sus condiciones de vida, vamos a observar que no se producen verdaderas contradicciones a lo interno del Frente.
  •  Este es un país que expresa crecimiento, equilibrio macroeconómico, pero no es debido a transformaciones estructurales.
  • Se ha profundizado como nunca la inequidad social.
  • Nunca han sido más ricos los ricos y, por lo tanto, aunque algunos pobres ven con simpatía que les regalen paquetes el día de la Gritería o que les den microcréditos, va a llegar un momento en que se va a cuestionar si eso es justicia.
  • Nicaragua sigue en la cola de la pobreza, no está generando suficiente empleo, miles de niños se siguen quedando sin escuela, sigue siendo un problema la salud de la gente, por la reforma del Seguro Social todos los años los pensionados tendrán pensiones menores a las que esperaban. Esos son asuntos que van a irse acumulando. Además, no se sabe qué va a pasar en Venezuela, aunque yo no me alegro con lo que está pasando, porque creo que estaba jugando un rol muy importante en la construcción de una alianza latinoamericana; pero ahí puede ocurrir cualquier cosa.

Inequidad

  • Con este gobierno se ha profundizado mucho más. Su aliado principal en su esquema económico y político son los grandes millonarios de este país. No lo digo yo. Lo ha dicho Ortega, lo ha dicho Pellas y Chanito Aguerri.
  •  Históricamente el empresariado nicaragüense ha estado muy centrado en las ganancias particulares y no en la construcción de un país distinto.(…) No hemos tenido ni siquiera una burguesía nacionalista, que se preocupe por el desarrollo del país. Otros países han tenido burguesías un poco más equilibradas.

El  discurso del Gobierno

  •  Hay una disociación clara entre la retórica y la práctica. Yo le llamo la política del “pide vía a la izquierda, pero doblás a la derecha”.
  • Es una retórica encendida, anticapitalista, antiburguesía y una práctica completamente centrada en fortalecer lo que el papa Francisco llama: la economía que mata, que es la economía basada nada más en el lucro. Yo no estoy diciendo que todo tiene que ser público, pero tiene que haber un equilibrio. Y nunca se ha fortalecido más lo privado en detrimento de lo público que con el gobierno de Daniel Ortega.(…) Ni con Somoza ni con doña Violeta ni con el gran aliado que era Enrique Bolaños. Había un mayor equilibrio.
  •  Ahora no hay contrapeso, porque los sindicatos, las organizaciones populares y los gremios están totalmente controlados por el Gobierno.

¿Dictadura?

  • Yo creo que es una torpeza decir que Daniel Ortega es un dictador. Todavía no se puede hablar de una dictadura plena. (…) Todavía no cuenta con las herramientas en todos los aspectos para ser una dictadura completa. Las pocas luchas que hay han sido reducidas rápidamente porque todavía son de minoría y eso le ha permitido mantenerse como un régimen que se mueve dentro del marco de la institucionalidad democrática. ¿Que eso va a ser así más adelante? Yo creo que no. Por eso decimos que esta es una dictadura en ciernes, pero creo que no es correcto afirmar que ya lo sea y sobre todo no es correcto afirmar que es peor que la dictadura somocista.
  •  Los tiempos son bien relativos, a veces parece que no va a pasar nada y de repente se juntan una serie de factores y elementos que te producen explosiones y cambios muy rápidos.

¿Rosario Murillo?

  •  Hay escenarios. Él (Don José D. Ortega) no es eterno, es un ser humano, puede faltar en un momento determinado. Entonces ella (Doña Rosario) apuesta a que en ese momento es el relevo de Daniel Ortega. Y él totalmente se lo permite, él la ha construido a ella como su relevo y ha ido eliminando a todo potencial obstáculo, eso es clarísimo.
  • Todo va a depender de la decisión de él. Al final de cuentas quien está en la cúspide del poder no es ella, es él. Él sigue siendo la figura central que aglutina todo. Por eso, para mí, todo cuanto ocurre es responsabilidad en primer lugar de él, no de Rosario.
  • Él está garantizando la continuidad de su familia en el poder.
  • Si vos te fijás eso es típico de las mafias, en primer lugar es la familia. Generalmente los capos no confían en nadie. Él (Ortega) nunca ha confiado en nadie. Y esa no es una cosa que yo digo, ha sido declarada por él. Ha dicho que solo confía en él mismo.
  • Ella (Murillo) tiene un énfasis muy grande en empoderar a los jóvenes, pero fundamentalmente lo hace porque en las generaciones nuestras no tuvo ningún liderazgo ni influencia significativa. Ella está apostando a construir esa influencia sobre gente desideologizada, sin memoria histórica, sin conocimiento histórico que llegan a creer que ella fue una graaaan lideresa de la revolución. Y ya tienen sus historiadores. Hay gente que está construyendo una historia en la cual ella tiene un papel que nunca ha tenido. Y no voy a mencionar nombres, pero ya hay historiadores de la pareja presidencial.
  • Daniel está dispuesto a reelegirse hasta que esté al borde de la tumba.