Pese a toda la insistente retórica “anti imperialista” y “anti fascista” de parte de las fuerzas en el poder en Venezuela desde hace 15 años, y a pesar de las arengas por la soberanía petrolera que agita a las” masas venezolanas”, lo cierto es que en base a las cifras oficiales de PDVSA, la empresa estatal petrolera de ese país, desde hace largo rato es notorio que el principal socio petrolero del actual gobierno venezolano, es el país del imperio, Estados Unidos.

Venezuela petroleoEsto se puede apreciar en el cuadro adjunto (cifras de PDVSA del 2010), donde se detallan los miles de barriles de petróleo vendidos a tres bloques que hemos llamado: latinoamericano, capitalista y asiático. El latinoamericano cubre especialmente a los países suramericanos o andinos, Centroamérica y el Caribe (Cuba); el  capitalista a Estados Unidos y Europa; el asiático, a China.

El bloque latinoamericano en su conjunto, que tendría más afinidad político- ideológica, representaba apenas el 13% de las exportaciones del crudo venezolano, por la sencilla razón de un consumo y una capacidad de pago, menor.

De esa manera, Estados Unidos compraba un poco mas del 61% del petróleo chavista (68% con Europa) y China, ya estaba sobrepasando el 19%.

Eso quiere decir que el petróleo bolivariano necesita de los grandes mercados del imperio, si es que quiere venderse más. Venderle petróleo al archi enemigo y que éste compre…¿no es un atentado a los mutuos principios?

Son contradicciones entre la realidad y lo que, en algunas cabezas, se supone: ni el régimen de Venezuela ha sido considerado tan peligroso para Estados Unidos como para no comprarle su petróleo, ni el régimen de Estados Unidos ha sido considerado tan imperialista, fascista  e interventor como para no seguirle vendiéndole el petróleo bolivariano.

Como hecho adicional, es necesario mencionar que Venezuela tiene más refinerías (8) en Estados Unidos, que en su propio territorio[1], las que funcionan  bajo el consorcio de CITGO[2], con capacidad de refinamiento de 1.2 millones de barriles diarios, dueña de más de 14,000 gasolineras (Marca 7-Eleven) y centros de almacenaje e incluso, oleductos[3] en el territorio del imperio.

El negocio, el dinero, es el que manda, de uno y otro lado, mientras la agitación “anti- imperialista” anima a los románticos e ingenuos fans de uno de los lados, y al otro, es el cinismo y el pragmatismo quien sacude cuerpos y conciencias….y  viceversa. En el capitalismo, comprar y vender es el único y genuino acto de amor, no importa que tan mal hablado seas o no se entienda por qué no te callas. Y es que mientras el liderazgo sigloveintiunesco no deje de humedecer sus micrófonos, el negocio, sigue igual, como en aquella vieja  canción.

Es cierto que Estados Unidos no ha dudado un segundo en tomar por la fuerza los depósitos petroleros que sean necesarios, una vez que el riesgo de desabastecimiento de sus fuentes, llega a cierto límite, ya sea en Kuwait, Libia o Irak. Tan evidente eso, como que tal riesgo no se ha dado nunca a todo lo largo del chavismo venezolano y por eso, ambas partes han hecho, hacen y seguirán haciendo negocios.

Mientras, en Venezuela, el Mini-Me de aquel Chávez final y felizmente no embalsamado, anda garrote en mano, gritándole “fascista”  e “imperialista” a los osados y ya irreverentes estudiantes de secundaria de su país, su empresa CITGO en Estados Unidos, le provee de dólares verde.

Lluvia de bombas en Caracas
Lluvia de bombas lacrimogenas en Caracas


Y aquí lo irónico es que alguno de esos dólares, enterado por algún “enemigo de la humanidad” en alguna gasolinera venezolana en el  propio territorio de Estados Unidos, no servirá- ni modo-  para comprar porotos negros que a Venezuela ya se le olvidó como producir, sino que podrá terminar en la billetera de algún hijito de papá “bendecido” “prosperado” y “victorioso” de Nicaragua, o El Salvador. O como en Cuba, donde el petróleo venezolano está haciendo a la isla, exportadora de petróleo. Tal es la ventaja de aplaudir a quien se debe, y sin sudarse.


[1] Cinco refinerías en territorio venezolano: Paraguaná, Bajo Grande, El Palito, Puerto La Cruz y San Roque. Y una adicional en La Isla, en Curacao. http://www.pdvsa.com/PESP/Pages_pesp/aspectostecnicos/refinacion/plantas_refina_vzla.html