Un Golpe de Estado puede ser invisible e inaudible; pero eso no te salva de sus piedras rodantes, que te aplastarán.