En Nicaragua, la oposición se define como la fuerza política cuya estrategia es espantarse las moscas de la nariz. Y vivir de ello.