“Las prisiones se construyen con piedras de la Ley, los burdeles con ladrillos de religión”, dijo William Blake. Sì. Y los bancos con columnas de blancos cráneos y estómagos disecados.