La Vida es la tensión entre el arco y la flecha, o sea, entre seso y sexo.