Votar es una fiesta cívica en la que toda la ciudadanía debe participar, por su derecho a crear un mundo nuevo.
Sólo que hay que estar claros que al día siguiente del conteo, seguiremos condenados y atados al mismo mundo viejo.