Los conquistadores españoles se asombraron y escandalizaron de ver a los naturales de las Américas arrodillarse ante sus ídolos de piedra y barrro. ¿Cuánto se asombrarían de ver hoy en el Siglo XXI, a la masa doblarse ante ídolos de carne y hueso?