IDIOLATRÍA. Es el arte idiota de idolatrar. Es idiólatra la mujer que idolatra a un idiota…y viceversa. Dícese también de los pueblos que hacen de la idiotez su religión y tratan como dioses a cualquier par de idiotas. En sus creencias, a su paraíso le llaman insulsez, una especie de Nirvana donde llegan a un estado de quietud absoluta. La idiolatría se contagia a través de garrotazos, pistas de hielo y árboles de hojalata (que son ecológicos porque no consumen energía solar, ni agua, ni echan esa molesta hojarasca que habría que estar barriendo. Los idiólatras se asombran de esas extraordinarias propiedades de los bosques de hojalata que crecen por todos lados).