DON JUAN: Tardó mucho Don Juan en darse cuenta de su verdadero drama: las que suponía sus mujeres conquistadas, en realidad le habían convertido en un mero objeto desechable de sus deseos.