REPRODUCIDO DE CONFIDENCIAL: http://www.confidencial.com.ni/articulo/13238/iquest-cuales-son-los-miedos-de-mario-vallen

Mario VallePamela Castillo, estudiante de periodismo de la UDM, denuncia que el diputado sandinista Mario Valle y dueño de la universidad, la intimidó por realizar un reportaje ligado al #OcupaINSS. A continuación su denuncia: – 

Un día como cualquier otro, jamas pasó por mi mente el hecho bastante incómodo que tendría que vivir. Mi nombre es Pamela Castillo, estudiante de Periodismo en la Universidad de Managua (UDM), me encuentro trabajando en un reportaje para una de las asignaturas de la carrera, el tema de éste es “Luchas sociales en Nicaragua”, específicamente mi enfoque está en la protesta justa que realizaron los adultos mayores por una pensión reducida y del lamentable e indignante suceso en la madrugada del 22 de junio, una fecha inolvidable para muchos jóvenes que pensábamos que vivíamos en un país donde podíamos ejercer ese derecho de luchar por lo que consideramos justo y correcto.

Para realizar dicho reportaje necesitaba vivos testimonios de jóvenes que fueron víctimas de este cruel y cobarde asalto, es por ello que me puse en contacto con Carlos Villanueva, quien enseguida accedió a una entrevista. Él y yo nos citamos en la UDM a las 8 de la mañana. Ya estando ahi, nos dispusimos a ponernos cómodos en la azotea de uno de los edificios, después de minutos de conversación nos movimos hacia una de las escaleras a causa del fuerte sol que ya empezaba a posarse en ese lugar. Continuamos charlando sobre movimientos sociales, la coyuntura política y el gobierno, cuando en ese momento empezaron a circular estudiantes en el área; asumo que escucharon parte de nuestra conversación y que reconocieron al joven que me acompañaba.

Seguido de esto llegó un guardia de seguridad informándonos que en el área de docencia nos esperaban, por lo cual yo pregunté: ¿A todos los estudiantes o solo a nosotros dos? “Solo a ustedes dos” contestó. Nos escoltó hasta la entrada principal. Observé que habían cerrado todos los portones que dan acceso a la universidad. En esos instantes pudimos ver claramente que quien nos mandó a llamar era Mario Valle, dueño de la UDM y diputado de la bancada FSLN. Estando frente a él lo primero que hizo fue mirar a Carlos intensamente, como en una mezcla de miedo y odio.

Nos preguntó que si eramos estudiantes de ahí, a lo que Carlos respondió que no, que él estudia en la UNAN. Rápidamente le dije que yo sí estudio ahí, fue entonces cuando sólo se concentró en mi acompañante para interrogarlo: “¿Por qué si vos no estudias en esta universidad, estas aquí?” “Este es un lugar privado, por lo tanto no podés estar aquí” dijo.

“Yo no puedo entrar a tu casa, sin pedir permiso”. “Este es un lugar privado, no como en las universidades publicas donde entra cualquiera” nos argumentó. Yo insistí que como estudiante de dicha universidad podía invitar a quien yo quisiese y que sólo conversábamos, que no veía cuál era el problema. “No sé en qué conspiración están, si están planeando un secuestro o qué”, siguió diciendo. Lo tratamos de calmar, Carlos le dijo que no había rótulo alguno que indicara lo antes mencionado y a la vez le sugirió que mandara a pedir carnet en la entrada.

¿Si Mario Valle fuera el profesor de esta clase o hubiera sabido que yo trabajaría en este tema, me lo hubiera permitido? ¿Hay temas de los que se puede hablar y hay temas de los que no se puede hablar? ¿Hay gente que puedo entrevistar y hay gente que no puedo entrevistar? ¿El trabajo académico y la producción periodística o investigativa en la UdM va a estar condicionada por la paranoia de Mario Valle?

Desconocíamos la magnitud de su temor y su desbordante paranoia; que al final quizás no sea eso, sino sólo la conciencia de algo que nosotros no conocemos, pero que lo mantiene pensando que toda su tribuna, por alguna razón (una entrevista, una conversación en este caso) peligra.

– See more at: http://www.confidencial.com.ni/articulo/13238/iquest-cuales-son-los-miedos-de-mario-vallen#sthash.pfuXaVqH.dpuf

—-

NOTA DE CARLOS A LUCAS A.: