“El tiempo tritura a mi cuerpo, inexorable. Pero mi alma, más implacable, exprime hasta el gemido, al tiempo”.

León, Nicaragua.