Diciéndolo de manera simple, el mundo es una operación constante de compra y venta. Desde el primer trueque primitivo hasta la fecha, el mercado es el que determina la vida humana y mientras haya vida humana, la compra y venta serán de movimiento perpetuo.

Y en la nota adjunta que anuncia una próxima cumbre de negocios China-Latinoamérica, para noviembre próximo, vemos que uno de los países mas grandes del mundo, uno de los mas poblados, uno de los pocos que crecen en esta fase recesiva del planeta, tiene un contacto estratégico en sus planes de expansión de sus intereses a otras regiones del mundo, en sus necesidades de comprar y vender.

Es China “comunista”, acercándose a continentes ricos en materias extractivas, materias primas, energía y alimentos, sus debilidades. Ya lo esta haciendo en África,  le tocará el turno a América Latina.Y no lo hace a la manera “americana”, mandando a sus banqueros detrás de sus tropas, sino a sus “hombres de negocios” y negociadores, en primera fila.

El país “llave” para esta penetración en la región latinoamericana, es de lejos, Costa Rica, que muy visionariamente, en 2007, rompió relaciones con Taiwan, la “provincia renegada” y ha sabido venderse ante China Popular, como un sistema democrático, pacifico, legalista, ordenado, sin grandes sobresaltos políticos, estable. A la fecha, incluso Costa Rica es el único país centroamericano con relaciones diplomáticas con Beijing. Ni siquiera el FSLN en sus tiempos del cólera “izquierdista” de los años 80 rompió con Taiwan.

Imagen en:http://www.elpais.cr/frontend/noticia_detalle/1/71316Vemos que nada mas lejos de la “ideología” china, que el Partido Liberación de Costa Rica, que es el que ha impulsado la estrategia de vinculación de Costa Rica con China y la ha convertido en parte de la visión nacional de desarrollo. Pero es que a China Popular la tiene sin cuidado la ideología de sus contrapartes de negocios. Al fin y al cabo, el negocio es la esencia de las ideologías. Pero en el traspatio usaamericano, no quiere crearse problemas políticos ni estratégicos. Por eso su apoyo y comercio con Cuba es irrelevante. ¿Qué puede ofrecerle Cuba a China, de venta? ¿Qué puede comprar, aparte de armamento?

Hay acuerdos y tratados diplomáticos, de inversión y comerciales entre Costa Rica y China. Eso ha venido creando condiciones para seguir profundizando y logrando avances. Ya Costa Rica puede vender carne de marrano en China. ¿Cuánto tiempo, rondas, viajes, negociaciones, inversiones en granjas, medidas zoo sanitarias y sanitarias, certificaciones necesitaría, por ejemplo, Nicaragua, para lograr eso? ¿Qué tan listos están nuestros marranos nicas para ser ingeridos como embutidos en alguna ciudad o poblado chino?

Evidentemente, en este asunto, debe llamar la atención que,a pesar que se anuncia una inversión, con liderazgo chino, de 40 mil millones de dólares en Nicaragua, es en Costa Rica donde el 26 y 27 de noviembre próximos, se instalará la VII Cumbre Empresarial China-América Latina y el Caribe, que reunirá a mas de 800 empresarios de China y Latinoamérica, para discutir qué comprarse y qué venderse.

Y los más probable es que Wang Jing, el potentado chino socio del FSLN de Nicaragua en la concesión canalera, no sea parte de esos 800 empresarios que se reunirán en Costa Rica a construir el mercado entre China y Latinoamérica.