Imagen en:http://litteraluna.blogspot.com/2009/09/escalera-la-luna.html
Imagen en:http://litteraluna.blogspot.com/2009/09/escalera-la-luna.html

El Gran Hermano, con su toga rojinegra, convocó a una sesión a sus súbditos y allegados, reuniéndoles en la plaza mayor de la ciudad. Era el lugar glorioso, donde se decidían de vez en cuando los grandes rumbos del reinado de TodosFelicesbonitosylimpios.

El reino de TodosFelicesbonitosylimpios se sacudió con el anuncio del Gran Hermano, pues debían ser grandes noticias las que se iban a recibir. Hay que decir aquí que el reinado de ese país de TodosFelicesbonitosylimpios,  se dividía en dos grandes grupos de pobladores: los que lucían calzón negro y blusa roja, y los que no.

Los que lucían calzón negro y blusa roja, varones y mujeres, tenían la virtud de esas grandes parvadas de estorninos de Irlanda, que no se sabe cómo, van todos en masa de un lado al otro, como si una mano invisibles los guiara. Ningún estornino que se mueve en la masa sabe adónde va, adonde lo guían, y menos, quien realmente lo guía, pero él va y se sincroniza con los de los lados, los de adelante y atrás. Es completa armonía de hermanos, de amorosos compañeros.

Aquí te enseño como se mueven los estorninos: http://pijamasurf.com/2009/11/sort-sol-300-mil-aves-sincronizan-vuelo-en-dinamarca/

Pues en las concentraciones de los hermanos de calzón negro y blusa roja, se oía la belleza estornina de los movimientos, gritos y cantos sincronizados, a una sola seña de la Hierofante que oficiaba al frente. La Hierofante era  la encargada de administrar, aplicar y vigilar el principio nacional de “todosbenditosytriunfantes”.

Con este principio, los pobladores calzón negro y blusa roja, sentían escalofríos en su cuerpo cuando la Hierofante levantaba su brazo izquierdo, o el derecho, o ambos. La Hierofante esparcía su encanto ayudada por una extraordinaria extensión capilar bajo sus brazos y los calzón negro y blusa roja decían que ni el orgasmo más completo podría igualarse a la sensación de plenitud y felicidad cuando muy ceremoniosamente la Hierofante, alzando los brazos, en estos actos de amor al prójimo, presentaba al Gran Hermano, el igualito a todos, pero diferente, envuelto en su toga también roja y negra y en calzones de boxeador azul y blanco. Lo cual los diferenciaba de los calzón negro y blusa roja y de los Otros.

Pero no hemos hablado de los Otros, los que no tenían el privilegio de lucir calzón negro y blusa roja. Ellos andaban el estómago al lado de la espalda. Tanto se les había comprimido del hambre. Pero la  ventaja era que bastaba que comiesen la mitad de un chícharo, el tendón de un pollo, el sudadito de un limón, para sentir una completa saciedad en su espalda. Es que por allí andaba ya el estómago.

Este milagro lo había logrado el Gran Hermano, con sus prédicas sobre que ya llegarían a la Tierra Prometida, lo cual exigía más sacrificios, puesto que el egoísmo consumista era la verdadera razón de la pobreza.

Murieron miles por esa razón, pero la Hierofante dijo que los que no resistían eran vendereino y al contrario, los que sobrevivieran, eran los  XXX, los hijos del siglo nuevo, de la tierra prometida que estaban “más allá del hambre, más allá del frio, más allá del calor, de la lluvia y del sol, mas allá de la vida y la muerte”.

A los sobrevivientes, a estos XXX le fueron dados, totalmente gratuitos, los calzones negros y blusas rojas que los identificaban. De esa manera, el estómago les regresaba a su anterior lugar. El milagro lo hacía un alimento especial, invento de la Hierofante, que consistía en una masa molida y precocida de de arroz, frijol rojo, aceite. Sólo se calentaba un poco y ¡zas!, se iba el hambre como por milagro.

Pero todo esto te lo cuento para que te hagas una idea de la alegría que sintieron hasta los Otros, junto a los calzón negro y rojo, al ser convocados a la plaza mayor. Allí estaban todos los súbditos del reino de TodosFelicesbonitosylimpios, viéndose las caras a ver cuál nuevo anuncio iba a hacer el Gran Hermano. En medio de cantos, risas grabadas, pirámides humanas, petardos, gritos de viva para la pareja real, comenzó el discurso del Gran Hermano:

–          Hermanos y hermanas, digo, herman@s! Hoy será un día de gloria y bendiciones para nuestro querido país, el país del amor, de la fraternidad, de la felicidad! Grandes bendiciones y victorias nos esperan!

Aquí a mi lado tengo a mi hermano secretario, este de pelo rubio y ojos azules…que nos ha traído a este otrooo…. que tengo a mi ladooo… queee viene del país hermanoooo ….de Estafandoestán… ¡Uuuun aplauso para eeeellos (Gritería, marimbas, música y flores tiradas al aire en esta parte).

Oigan bien: llegó la hora que podremos poner el estómago en su lugar…entraremos en la Tierra Prometida, donde sentiremos como flotamos, como volamos. Allí,¡levantaremos grandes piedras sin el menor esfuerzo.! Cuando demos un paso, será como 100 de los que damos aquí…nos desplazaremos a grandes distancias, sin cansarnos. El pueblo ya ni siquiera sudará, se terminarán sus sufrimientos! Nuestros cuerpos se volverán más ligeros, más fuertes. Es la Tierra Prometida…no, hermanos, es la Luna prometida, nos iremos a la Luna!!

Un silencio automático  cayó de bruces en la gloriosa plaza mayor. ¿La luna, realmente iremos a la Luna?  Fue el rumor que fue despedazando, a jirones, al silencio. Un rumor creciente.  La Hierofante tomó entonces  la palabra y comenzó a Gritar: ¡Gran Hermano!, Gran hermano, Gran Hermano!, ¡bendito y prosperado!

Ya te expliqué lo de los estorninos para que entendás como esa masa gritaba, cantaba, se agitaba de un lado al otro, pegaba brincos, alzaban los brazos, diciendo : ¡y qué…y qué…y que!

Y continuó el discurso:

-Los enemigos de este reinado, van a decir que cómo vamos a hacer esto….pues bien, aquí está el hermano de carne y hueso, que viene del lejano país de Estafandoestán…no es un fantasma…no es una aparición…el existe…está aquí!!! (Gritería, marimbas, música y flores tiradas al aire en esta parte).

-Los incrédulos, los que nunca hacen nada, solo protestar, los enemigos de la posibilidad que este pueblo salga de la pobreza, de la miseria, los enemigos de que el estómago regrese a su lugar, con dignidad, se van a quedar atrás.

-Nosotros seguiremos adelante con este sueño, el sueño de los pobres de calzones negros y blusa roja! Tenemos -derecho a soñar y a trabajar por nuestros sueños. Pues bien, nos iremos a la Luna Prometida! Les cuento que ya el hermano de Estafandoestán se subió al monte Garrotazo, el más alto de nuestro reino de TodosFelicesbonitosylimpios y vio que era factible hacer lo que vamos a hacer! ¡Construiremos el sueño de años de ir a la Luna…construiremos la Gran Escalera para subir a ella! ¡Dirán que estamos soñando!, ¡si calzones negros!, ¡si blusas rojas!, vamos a hacer realidad ese gran sueño!

La masa de los de calzones negros y blusas rojas y en medio de ellos, los Otros, llevados a la fuerza, estaban eufóricos con este anuncio. ¡La Luna! ¡Quién con dos dedos de frente no preferiría estar en la Luna, sintiendo esa sublime levedad del ser? Ese era el destino de todos los ciudadadanos, digo, ciudada@s del gran reino de los TodosFelicesbonitosylimpiosenses!

 Pasado el espasmo estornino de la masa, le tocó el turno al hermano secretario, que sacó unos papeles, se encajó unos espejuelos tipo Gepeto y explicó en su acento extranjero:

-Hemos hecho cálculos cuidadosos de esta gigantesca obra del Gran Hermano…haremos la  Gran Escalera, partiendo del punto más alto del reino, el Monte Garrotazo. La distancia de la cima del monte a la Luna, es de 385 mil kilómetros. Tomando en cuenta los dos palos de la escalera, necesitaríamos 770,000,000 metros de madera. Poniéndole un ancho de 0.10 m y espesor de 0.3 m, a estos palos, necesitaríamos 23,100,000 metros  cúbicos de madera. Que si lo sumamos a los travesaños cada 0.25 m, con 1 metro de largo (debe ser cómodo)x0.15 m anchox0.3 m de espesor, para 69,300,000 metros cúbicos de travesaños, necesitaríamos en total: 92,400,000 metros cúbicos de madera para la escalera.

Y tomando en cuenta que la madera ya en reglas rinde en nuestro reino un 27% respecto a la madera industrial y ésta un 48% respecto a la rolliza, tenemos 712,962,963 metros cúbicos necesarios de madera rolliza. Y tomando en cuenta que en nuestros apreciados bosques, don de Dios y regalo del Gran Hermano, un árbol promedio rinde unos 0.675 metros cúbicos, necesitaríamos cortar unos 1,056,241,427  árboles. Y si promediamos unos 60 árboles por hectáreas, necesitaríamos 176,040 kilómetros cuadrados de plantaciones de árboles para nuestro proyecto. Como no los tenemos, necesitaríamos irlos produciendo poquito a poco. Y hay que tomar en cuenta que los árboles estarían listos de cortar después de 25 años de sembrados. Eso quiere decir que ..hermanos calzón rojo y blusa negra, y los Otros, que también para ellos gobernamos, en apenas 300 años estaríamos cumpliendo nuestro sueño. Y calculamos que vamos a necesitar mano de obra sembrando árboles, cuidándolos por 25 años, cortándolos, aserrando, recanteando, despuntando, cepillando, volviendo a cortar, trasladando, clavando, subiendo cada vez mas alto!!!

Aquí el pueblo estaba en estado de éxtasis. Todos estorninos. Los petardos les estallaban en las manos a los encargados, extasiados por esta visión de trabajo, de progreso, de avance, de lucha contra la pobreza que el Gran Hermano estaba anunciando. El pueblo gemía, lloraba, brincaba de alegría, mientras la Hierofante levantaba sus brazos y las extensiones bajo sus brazos, impregnando de amor y felicidad a sus extasiados escuchas.

¡Tanta sabiduría, tanto cálculo exacto, hecho por el hermano secretario con indicaciones del hermano financiador del proyecto, el súbdito de Estafandoestán,  llevaban  al paroxismo del entusiasmo a los súbditos, perdón, subdit@s del reino de TodosFelicesbonitosylimpios.

¿Quién de los Otros podría oponerse al proyecto, podrían refutar esos cálculos?

Era indudable, la escalera de madera a la Luna era viable, era necesaria, era irrefutable y ninguna conspiración detendría ese proyecto de avance, de progreso, de felicidad.

Entre los Otros, algunos muy escépticos, se oyó la pregunta del pequeño Juanito: “Papá:¿quién va a sostener esa escalera, para que no se caiga?

Anuncios