Quizas a  la manera  de Alberto Sánchez A, especialista en Breviarios Bestiales.

 

LAS MIL Y UNA NOCHES

Después de 1,001 noches, Scheherezade le contó la última y verdadera historia al cruel sultán Shahriar: eran hermanos.

PREMIO

Tardó 365 días y sus noches en resumir el cuento a 20 palabras. Ganó. El primer premio era en centavos.

ARQUIMIDES SE LLAMABA

Encontró en la tina de baño su preciada alhaja perdida. Nunca adivinó lo famoso que llegaría a ser, al salir eufórico y desnudo gritando: “!Eureka!”

LA VERDAD DE NEWTON

Lo de la manzana fue un cuento corto: la verdad, había sido un cochino zanate.

DIOGENES

No se lo explicaba: si Diógenes fue admirado por ello, por qué a Roberto lo censuraron al gritar en las calles: “!busco un hombre!”.

ANTOINE LAVOISIER

Nunca se imaginó el efecto que iba a tener el lema que puso a la entrada de su negocio de reciclaje: “Aqui, nada se destruye, sólo se transforma”. Provocó una revolución energética.  

DARWIN

Era el más aventajado de los primates, así que lo que hizo fue escribir sus confesiones.  Su suerte fue haber podido esconder bien su cola. Y que nadie le ofreció una banana en sus conferencias.

MARX

Ante la represión, Carlos no tuvo más remedio que huir y cambiarse el nombre. Se puso Groucho y le fue mejor.

WEILHEIM REICH

En privado, ella le confesó que los orgasmos con él eran fingidos, ella sólo representaba un papel. Desencantado, él escribió su famosa obra: “El papel del orgasmo”.

Anuncios