La revolución tuvo cuatro vástagos. Ellos se llamaron Piñata, Guaca, Cenit y Canal.

Ninguno querìa dejar la teta.

Anuncios