El caso de la estafa canalera, recuerda el grito del Gueguence:"Pues nosotros,a la gorra, muchachos.
El caso de la estafa canalera, recuerda el grito del Gueguence:”Pues nosotros,a la gorra, muchachos.

Nota del autor,en Facebook del7/02/2010:

GUEGUENCE:”PUES NOSOTROS, A LA GORRA, MUCHAHOS”- Crisis nacional de valores
por Carlos A. Lucas Aráuz (Notas) el domingo, 7 de febrero de 2010 a la(s) 19:05

Nos han querido engatusar conque el supuesto arquetipo del Guegüence (con C, como recomiendan don Carlos Mántica, Fernando Silva, no así Enrique Peña Hernández, mientras JE Arellano acepta el doble uso con la “s”), es nuestro héroe cultural, nuestra alma interior.

Al margen del valor histórico-artístico del Guegüence , (obra declarada el 25 de noviembre de 2005, Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO), no podemos aceptar como nación esa escala de anti- valores, que ese perfil presentado como la esencia de nuestra nicaragüanidad, refleje o tenga que reflejar nuestra alma nacional. Menos en medio de esta crisis de valores que padecemos.

El personaje de El Guegüence  o Macho Ratón es chapucero, burlesco, patán, oportunista, guatusero, doble cara, servil ante la autoridad, rebelde a sus espaldas, adulador, aspirante a escalar socialmente, resentido y resignado a la vez, experto en lenguaje de doble sentido para expresarse sin riesgo, cómplice en su felonía histórica con el poder religioso (El Guegüence  popularmente sólo existe y se representa durante las Fiestas Patronales de Diriamba, que celebra a tres santos católicos: Santiago, Sebastián, Marcos).

Todo lo contrario de construir una nacionalidad, una personalidad de pueblo libre, fuerte, sano, inteligente, educado, creativo, trabajador, responsable, en rebeldía permanente a las tiranías, gobernaciones y alguacilazgos, enemigo del nepotismo, amiguismo, despotismo.

Miremos la conclusión y lema de la obra: al final, el Guegüence se incorpora al régimen opresor a través del matrimonio de su hijo Forcico con la extrañamente muda en la obra, Suche Malinche, la hija del Gobernador Tastuanes, en una clásica, popular y archiconocida real politike, que ha arrinconado la ética de toda una nación, una consigna piñatera, cenitera, guaquera:“Pues nosotros, a la gorra, muchachos!”, frase que retumba de manera cotidiana en los honorables salones de nuestra Asamblea Nacional, en el Carmen y en la Hacienda El Chile.

Y no podemos esperar nada milagroso ni de este “tope” de Santiago, Sebastián y Marcos. Somos nosotros mismos quienes debemos trascender a este Guegüence en el que nos quieren convertir a todos y todas.

  • Héctor Rodrigo López Toruño la simbologia de nuestro escudo nacional y nuestra bandera encierra valores, principios y visiones del Pais que quisieramos algun dia tener y ser.-
  •  Cynthia Alvarez REALMENTE NO ME AGRADA EL GUEGUENCE,,,,Y AUNQUE SEA PARTE DE NUESTRO FOLKLOR, LA HISTORIA ME PARECE DETESTABLE,,,NINGUN NICARAGUENSE HONORABLE SE PARECE NI LE HACE CASO A TREMENDA ABERRACION DE CUENTO,,,BUENO ESO NO QUIERE DECIR QUE ESTE PELEADA CON LA CULTURA,,,,ES PARTE DE ,,,PERO QUE NO NOS COMPAREN CON TREMENDO PERSONAJE,,,,,SI A ALGUIEN SE PARECE ES A LOS YA CONOCIDOS POR TODOS,,,,PIÑATIN Y SUS ALLEGADOS.
  • Carlos A. Lucas Aráuz Bueno, tenemos que hacer el esfuerzo que no se nos cuele algo de lo que criticamos. “Gordoman, chanchoman, piñatin, el ratón, el moclín”, etc, son apodos y caricaturas de una realidad más dura y que contradictoriamente nos desmovilizan y debilitan la …Ver más
  • Jose R Vallejos Membreño Hay que romper con el ciclo de la mediocridad o del estereotipo del Gueguence…los politicos actuales (y a traves de nuestra historia) nos han metido en la cabeza que los Nicas somos burlescos, con doble moral y que siempre nos queremos ir “arriba” es…Ver más
  • Carlos Pérez Zeledón No estoy muy claro de este asunto, en realidad, creo que al Güegüense (yo lo prefiero con s) le han tergiversado los fondos y el contexto. Algunos rasgos del personaje efectivamente se parecen al nica promedio: Jocoso, dicharachero, mentalmente ágil, inteligente, fachento (creído)… lo de estafador, embustero y doble cara no sé de donde lo sacan en la obra, aunque es claro que las características señaladas también son propias de un buen estafador… al final el viejo logra casar a su hijo con la hija del Gobernador y esto me hace pensar que de verdad era un rico comerciante y que su astucia le fue agradable al Gobernador como para entrar en parentela. Aparentemente similar a la aventura de Leandro y Crispín (http://isaiasgarde.myfil.es/get_file?path=/benavente-jacinto-los-intereses.pdf); como repito, por interpretaciones extensivas que no encuentra justificadas en el texto de la obra. La verdad es que del mismo modo en que no creo en el zodíaco (posibilidad de encajonar a los miles de millones de seres humanos en 12 tipos) tampoco puedo admitir que todos seamos Güegüenses, Daríos o Sandinos… en todo caso, como siempre recomiendo, extraer las cualidades positivas del personaje o personalidad y tratar de emularlas o aplicarlas en nuestras vidas.
  • Carlos A. Lucas Aráuz Al cien con Jose, al 100 con Carlos Tocayo Perez!Nos han hecho caer en ESTEREOTIPOS de manera mecànica y acrìtica. ¿Que pueblo no es jocoso, dichadachero, mentalmente ágil, inteligente, fachento, etc: (brasileños, colombianos, mexicanos, salvadoreños, chilenos, argentinos, usaamericanos, rusos, chinos…hasta los alemanes!

    Al Gueguence hasta su hijo “entenado” le llama embustero cada parlamento de por medio!

    Lo de “paìs de poetas” es otro mito adormecedor. Por que no un” paìs de emprendedores”? ?paìs de luchadores? Paìs de constructores? y sus respectivas correcciones de gènero.

    “Pais de lagos y volcanes?”. !Y los volcanes solo estan en una faja del Pacìfico!. y los lagos sólo en el centro! Y la Costa Caribe no conoce los lagos ni los volcanes!

    ¿Quien nos engatusa con tantos estereotipos? Somos mas diversos, mas ricos, mejores que esos estereotipos. INCLUIDO LO de GUEGUENCE.

    Incluido lo que solamente el 38% tiene derechos politicos en este país!
  • Carlos A. Lucas Aráuz Pero mi interes es el cuestionamiento del estereotipo del Gueguence como valor ético y moral del ser nicaraguense.
  • Mario Jaspers Eso se llama hipocresía patriótica, o el mal llamado nacionalismo. Cada vez, me recordás a Nietzsche, a Borges y a Bukanín.
  • Carlos A. Lucas Aráuz No sé, Jaspers, con quien querés debatir, pero obvio que para cualquiera es un orgullo transitar entre esos tres descomunales gigantes que mencionas en la filosofía, la literatura y la política, respectivamente, al margen de las valoraciones generales. específicas que cada quien les pueda hacer.
    Obvio que conciliarlos de manera global y simultánea es como comerse un arroz con mango, (aunque observo en tu muro que sos admirador de Nietzche y de Borges; no he visto tus admiraciones por Bakunin).
  • Carlos A. Lucas Aráuz Sin embargo:

    De Nietzsche me gusta por ejemplo aquella frase de “muchas cosas no verlas, no oírlas, no dejar que se nos acerquen” o “todo crecimiento se delata en la búsqueda de un adversario-o de un problema más potente”.

    De Borges, una de las mas citadas: “Uno llega a ser grande por lo que lee y no por lo que escribe.”

    De Bakunin:” La uniformidad es la muerte; la diversidad es la vida”.

    O sea, filosóficamente es bueno ser selectivo y aceptar los retos de las cosas nuevas y fuertes, aunque literariamente debemos estar más en disposición de aprender que de enseñar y en términos políticos ojalá podamos estar más bien abiertos a las discrepancias, a los pareceres dispersos, a la diversidad, que es la esencia de la vida.