chartercityMientras Costa Rica recibió al Presidente de China antes que éste se reuniera con Obama en California, y ambos países firmaron convenios de más de USD500 millones de dólares y la intención de una inversión de USD1,500 millones de dólares en una refinería en el Caribe costarricense, en el caso de Nicaragua, que alega estar invirtiendo con China en el proyecto de un canal interoceánico, se ha firmado una alianza con fuerzas oscuras y privadas de Hong Kong, con la abierta complicidad de los diputados y presiones del Titular de su Presidencia.

Los nicaragüenses llevarán un tiempo en digerir que es lo que han hecho con la concesión canalera a la oscura empresa chino-nica-venezolana HK Nicaragua Canal Development Investment Co. Limited, conformada en Hong Kong, Isla del Gran Caimán y Nicaragua, por más que hechos como el anterior y los siguientes, sean tozudos.

Pero podemos empezar refiriendo que el proyecto de ley, que sin ningún proceso de licitación se aprobó en la Asamblea Nacional de Nicaragua, crea de hecho, una zona administrativa especial calcada en el estatus político jurídico y económico acordado entre Gran Bretaña y China Popular para el caso de Hong Kong.

Sólo que en este caso, era un paso en el rescate de la justa soberanía china sobre una porción de su territorio usurpado por Inglaterra desde 1840, en las primeras guerras por las rutas de las drogas (Guerra del opio). En el caso de Nicaragua, la abyección mayúscula es que, al contrario, el régimen “sandinista” dio un paso de pérdida de soberanía de toda una nación, a un grupo privado especulativo.

Respecto al estatus de Hong Kong, el Gobierno chino maneja la transición acordada, precisamente, de 50 años, bajo pragmático concepto de “un país, dos sistemas”, aceptando que en esa zona específica de China, como excepción, funcionará un régimen capitalista en lo económico y financiero, el gobierno central de China no delega funcionarios y la región mantiene plena autonomía en lo legislativo, lo judicial, lo ejecutivo. El gobierno central, sin embargo, mantiene la parte diplomática y defensa, centralizados.

Hong Kong Money Laundering. Este estatus de autonomía de Hong Kong, ha creado las condiciones para el asentamiento de poderosas fuerzas económicas y financieras y ha propiciado que la región sea considerada uno de los más gigantescos sitios de lavado de dinero provenientes de funcionarios corruptos, tanto de la misma China, como de todo el mundo, del narcotráfico, estafadores de gran escala y de capitales especulativos.

Uno de los casos más recientes en Hong Kong, es el del Banco HSBC, conformado en este paraíso fiscal por magnates británicos: a fines del 2012, este grupo fue condenado a pagar la enorme suma de USD1,920 millones de dólares tras ser encontrado culpable, por autoridades de Estados Unidos, de haber reciclado dinero sucio, incluidas algunas fuentes financieras del terrorismo internacional. Lo curioso de estas medidas es que estos grandes consorcios financieros, pagan las multas y siguen operando.

Esta entidad, tuvo una presencia efímera en Nicaragua; en enero del 2013 vendió sus operaciones en Costa Rica y Honduras, manteniéndolas en El Salvador (Banco Agrícola) y en Guatemala (Banco Agromercantil). En Panamá, la filial de HBSC fue vendida a medianos del 2012, por la suma de USD2,200 millones de dólares a Bancolombia, poderosa entidad financiera de ese país. El caso del HSBC es un “pequeño” ejemplo de esa liberalidad de controles en Hong Kong, a pesar de las medidas oficiales y propagandizadas contra el lavado de dinero.

Otro ejemplo “pintoresco” sobre esa liberalidad, especialmente a través de las vías electrónicas, es el caso del joven chino de 19 años entonces (2008) Luo Juncheng, condenado recientemente a 10 años de prisión por haber reciclado para desconocidos, USD1,700 millones de dólares en ocho meses, usando simples transferencias por Internet con una cuenta bancaria en Hong Kong.

La concesión de Nicaragua a HK Nicaragua Canal Development Investment Co. Limited, es un calco de este concepto de zona administrativa especial, que está siendo impulsado en Honduras por Paul Romer o por la misma China en la República de Belarus (Bielorusia), coincidentemente, también como en el caso de Nicaragua, bajo un régimen autocrático (1). O al estilo del Parque Industrial de China-Singapur en la ciudad de Suzhou.

Un escenario a tomar en cuenta. Obviamente, no hay que descartar el escenario tras bambalinas, en el sentido que sean los intereses expansivos de China los que estén detrás del oscuro señor Wang Jing, el beneficiario individual de semejante concesión otorgada “de gratis” por Nicaragua. Al fin y el cabo, en la web de la empresa de comunicaciones del señor Wang, aparece en varias fotografías junto a altos cargos del Partido Comunista de China. En este escenario, China estarla jugando un poco al ajedrez geopolítico, para ahorrarse las irritaciones naturales de Estados Unidos, al entrometerse con un proyecto de esa envergadura,  en su patio trasero. Sin embargo, este escenario, donde Nicaragua estaría de nuevo en las patas de dos super potencias, es poco probable, dada la mancomunidad de intereses estratégicos entre China y Estados Unidos, reflejada en la reciente reunión de sus sendos presidentes, recientemente, en California.

Como se mencionaba antes, los nicaragüenses llevarán un tiempo en digerir qué es lo que han hecho con la concesión canalera, pero de una cosa debemos estar seguros: esto ha marcado una decisión definitiva para este pequeño país y a menos que la movilización jurídica, política y de calle lo impida, Nicaragua ha sido partida en dos y como un cáncer, un nuevo Hong Kong la atravesará de lado a lado, herida de muerte, en cualquiera de los escenarios. Se habría fracasado como nación.

———

(1) Regida por Alexander Lukshenko, quien es Presidente sucesivo desde la separación de Bielorusia de la Unión Soviética en 1991; él ha ganado desde 1994, todas las elecciones, con promedio del 80% de los votos ciudadanos.

Anuncios