Imagen

Los adultos nicaragüenses del 2013, unos por infamia, otros por ambición, otros por el servilismo más abyecto, otros por omisión, hemos sacrificado el futuro y la dignidad de las nuevas generaciones, de nuestros niños y jóvenes. Ha calado en nuestros huesos y mentes, el pensamiento del oportunismo, el facilismo. Nos han impregnado los pícaros ex-revolucionarios que se han desnudado en la realidad de lo que eran y son y en las que nos quieren convertir.

No podemos ser como ellos.

Resistamos, aun es tiempo.

Tenemos en primera instancia, que atiborrrar a la Corte Suorema de Justicia, de recursos de inscontitucionalidad por este acto contra natura de una pacotilla de viejos, ambiciosos, profesionales del oportunismo. Con este acto, el gobierno del FSLN ha dejado al descubierto que fuerzas realmente le impulsan.
El 13 de junio, Día de la infamia y la ignominia, es el acta de defunción histórica de un partido que jugó en cierto momento un papel progresista, pero como en el cuento del mono y el zapote, le llegó su momento de caducidad histórica.

Anuncios