Violin

– La casa británica de subastas, Henry Aldridge & Son, dice que tiene en su poder el violín de Wallace Hartley, el director de la orquesta que tocó en medio del hundimiento del Titanic.

  ¿Tan mágico es el efecto del violín que no cejó de vibrar en sus cuerdas en medio de ese fin del mundo para más de 1,500 personas?

– La leyenda dice que Nerón incendiaba Roma mientras tocaba el violín, o viceversa (aunque el violín sólo se inventó 15 siglos después).

  ¿Es tan poderoso el sonido del violín como para acallar nuestros remordimientos y para ausentarnos de este mundo?

 

-Su cuerpo, es de una silueta estilizada, con un estrechamiento a la cintura que separa las dos partes que la forman. Su columna, a manera de mástil, se expresa con cierto ángulo de inclinación hacia atrás respecto al eje vertical, longitudinal y se curva en el extremo, sinuosa como caracol, voluptuosa voluta. Se expresa, gracias a su alma y lo armónico que la sostiene. Pero necesita para vibrar, el contacto, ora suave, ora corto o largo, violento y tremolante, de ese implacable arco que le roza y estremece a lo mas profundo de sus cuerdas, sacando gemidos, gritos, susurros inefables, agudos de desesperación, música celeste.

El violín.

 

 – Un violín, dicen los entendidos, es un “instrumento musical de cuerda que se compone de una caja de resonancia en forma de ocho, un mástil sin trastes y cuatro cuerdas que se hacen sonar con un arco”.

Música, resonancia, infinito, arco…¿no son conceptos cuánticos?

 

El universo es un gran violín cuántico, cuyas cuerdas, suspendidas en un centro vacío y oscuro, genera la vibración, la música y los colores de los que está hecho.

Pero dime, amigo Luthier,…¿quién es el violinista y para quién da ese concierto?

Anuncios