Los restos humanos del Presidente Chavez de Venezuela seran embalsamados….”para siempre”, dice su designado Maduro, que , por cierto, en su carácter de designado, deja desnuda, como entra al mundo, la democracia: ¿Asi funciona entonces, la democracia y más, la democracia del siglo XXI?

El embalsamiento de un cadáver como el de Chávez implica inyectar grandes cantidades de alcohol, glicerol, y formalina en el cuerpo, para matar los gérmenes de la descomposición natural, añadiendo un tinte especial para aparentar el color natural. Esto da la apariencia de ver a los restos, casi como en vida. Implica recubrimientos de cera y mas modernamente, silicona y otros ingredientes innovadores en este arte de la conservación de restos muertos, tan antiguos como los mayas, incas, los reductores de cabezas del Amazonas, los egipcios y hasta los pigmeos en Africa.

Todo esto, sin tomar en cuenta el estado fisico del cuerpo del Presidente Chávez, sometido al  sufrimiento de cuatro operaciones altamente invasivas, a tratamientos de quimioterapia y radiaciones, inyecciones, traqueotomías, canalizaciones.

Pero la Realpolitk de los que quedan vivos y aferrados al poder, es implacable.

Estos espectáculos de cadáveres conservados, o sus partes, no son nuevos. Ya me referí en otra ocasión a la curiosa visita a Nicaragua de uno de los brazos “incorruptibles” de San Juan Bosco, que se anduvo venerando de iglesia en iglesia, transportado en una urna de cristal. Se debe haber necesitado un hígado especial para mutilar el cadáver de un santo tan importante, Y peor, meterlo en una caja de cristal y andarlo exhibiendo de arriba para abajo. Pero bien, parafraseando la famosa frase bíblica: “deja que los muertos embalsamen a sus muertos”.

El Vaticano es experto en estas lides y por lo visto, los antiguos partidos comunistas, marxistas leninistas, materialistas dialecticos, que tienen embalsamados- lo recordó Maduro en su justificación- a personajes de renombre como Lenin, Mao, Kim Il  Sung,  Ho Chi Ming, etc., no se quedan atrás,  lo cual quizás deja ver la debilidad de los hombres ante lo tajante de la naturaleza de la que estamos hechos.

Digo “quizas”, porque la realidad es que los cadáveres conservados de esa manera, sirven mas a los intereses de quienes los exhiben y acarrean, que como homenaje a los seres que se nos van adelantando en el sometimiento  universal, a las leyes naturales. Aquí la sociología y la sicología, mandan sobre la naturaleza.

Ver también: https://carloslucasblog.wordpress.com/2013/01/09/ah-la-inmortalidad-esa-soberbia-humana-avis-cana/

Nota: por respeto tanto a los que fueron dueños de esos cuerpos, como a los lectores de este blog, no he incluido imagenes que refuercen lo patético de este tema.

Anuncios