El nuevo banquero de Dios
El nuevo banquero de Dios

El renunciante Papa Benedicto XVI ha dado el visto bueno, dice el Boletin de El Vaticano, al nombramiento del también alemán, Ernst von Freyberg, como  nuevo cabeza del heredero del Banco del Vaticano (fundado en 1942, por el papa Pío XII), el Instituto para Obras Religiosas-IOR, que a pesar de su nombre algo celestial, es uno de los bancos más poderosos de Europa.

Al parecer, la renuncia del Papa ha acelerado el ordenamiento del banco, pues el IOR llevaba mas de nueve meses sin Presidente, luego del despido de Ettore Gotti Tedeschi, en mayo de 2012, en medio de una serie de escándalos y rumores sobre las luchas de poder con el secretario de Estado, Tarcisio Bertone,  una especie de Super Papa encargado de moverse detrás de las cortinas. Tedeschi fue despedido el mismo día que cayó preso el Mayordomo del Papa, acusado de filtrar documentos privados de Ratzinger, que sacó a luz las feroces luchas intestinas por el poder, alrededor del trono de San Pedro.

La escogencia del nuevo banquero de Dios no se ha hecho al estilo de los cónclaves donde se eligen a los nuevos Papas, sino al moderno estilo de cualquiera de las corporaciones globalizadas de hoy en día. Dice el Boletín del Vaticano: “Se ha tratado de una labor, meticulosa y articulada, que ha durado varios meses y ha permitido apurar numerosos perfiles de alto nivel profesional y moral, gracias también a la ayuda de una Agencia internacional independiente, líder en la selección de altos directivos de empresa”.

Como vemos, una labor tan delicada no puede ser confiada a meros actos de inspiración divina, o a voces desde lo alto, evidentemente. Y no puede ser de otra manera, dada la función de columna vertebral que el IOR significa para la Iglesia Católica y la labor que deberá enfrentar este  alemán incorporado al ojo del huracán de los negocios terrenales del Vaticano, entre las cuales está lavar sus finanzas, pues el Vaticano  está señalado explícitamente y enlistado en los informes del Departamento de Estado de Estados Unidos, como poseedor de este banco de dudosas operaciones asociadas al lavado de dinero, proveniente del narcotráfico, entre otras objeciones.

El Vaticano informa asimismo que su nuevo banquero Ernst von Freyberg, entre otros, “es miembro del Consejo de supervisión de Flossbach von Storch AG, una empresa con sede en Colonia que se ocupa de la gestión de activos con activos por 8 mil millones de euros”. Además, “es miembro del Consejo asesor de Manpower GmbH, (…) con ingresos de 600 millones de euros y 22,000 empleados en Alemania. El Vaticano se ha cuidado de mencionar que Freyberg es también presidente de Blohm Voss Group de Hamburgo, fabricante de naves militares y hasta helicópteros de combate, entre sus líneas de producción.

Todos estos empeños parecen querer demostrar la falsedad del apotegma, que “no se puede servir a dos señores”.

Anuncios