La élite de los nuevos ricos, junto al club de los viejos ricos, han hecho de Nicaragua, una gran escuela de pobres.

Anuncios