Imagen en:http://mctpcpi2portaceli.blogspot.com/2012/10/geomtria-efectos-visuales-e-ilusiones.html
Imagen en:http://mctpcpi2portaceli.blogspot.com/2012/10/geomtria-efectos-visuales-e-ilusiones.html

Depende de cómo fijemos las líneas que conformen su cuerpo. Pero como eso depende de cada quien aquí tendremos un debate, una discusión y hasta posiblemente, pleitos serios para imponer cada punto de vista. Pasa igual con las constituciones y los estados legales de nuestros países, que son “piedra angular” de las democracias, mientras no contradigan los intereses de los que tienen las armas, el dinero y el manejo de la conciencia de las personas.
El chafarote, el comerciante y el cura son las verdaderas patas de ese enorme elefante denominado “democracia”. Fusil, Dinero, Iglesia, conforman el andamiaje de poder, a veces contradictorio, de ese sistema.

Chafarote, comerciante y cura normalmente se ponen de acuerdo en el manejo de las cosas, pero también, normalmente, pueden tirarse de los pelos, dependiendo del tamaño del pastel y de los pedazos repartidos entre estos comensales.

En países como Venezuela, Cuba, Nicaragua, las pretendidas revoluciones han consistido en realidad en un fenómeno particular en el que nuevas oligarquías personifican simultáneamente a esas tres patas del elefante del poder, asi pueden quitar al viejo chafarote y sustituirlo por uno nuevo. Pueden confiscar al viejo comerciante…para ellos abrir sus propias tiendas…pueden dar de patadas y ofender al viejo cura…y poner a sus propios curas, magos, profetas o adivinadores, todo al mismo tiempo.

Los dirigentes, auto llamados del siglo XXI, han revolucionado estas sociedades: ellos son ahora, al mismo tiempo, chafarote, comerciante y cura. El fusil, el dinero, la magia, hacen tambalear a las viejas clases y dan paso a una nueva, trifoliada: Tres divinos poderes y un solo poder verdadero.

E incluso se creen con el poder de hacer milagros: en cierta ocasión, la conocida primera dama de Nicaragua declaró que “gracias a nuestras invocaciones y el manto de nuestros espíritus protectores”, por ejemplo, una de los feroces huracanes caribeños, se desvió hacia el norte y casi no tocó las costas de Nicaragua.

O como en la invocación citada en el 19 Digital en el caso de la terrible enfermedad del presidente de Venezuela: “desde esta nuestra Nicaragua Sandinista y Revolucionaria, que lo quiere y que le pide a Dios y que le pide a todos nuestros espíritus guías le continúe acompañando y fortaleciendo en todas las batallas”.

Nada podrá resistirse a una acción mancomunada de Dios y esas otras entidades denominadas “nuestros espíritus guías”, entre los cuales debe estar de seguro, Sandino, San Ernesto de la Higuera, Andrés Castro, etc.

“Espíritus guías” que no son más que las proyecciones de los propios deseos de mantener ese triple poder, el factor común de estos sui generis “sistemas revolucionarios”.

¿Tiene Presidente Venezuela? –Sí tiene, aunque como dice Fabián Medina en su columna, al ser un presidente física y mentalmente ausente, sin que se sepa su estado, el nivel de gravedad de su lamentable problema, el estado físico actual y previsible, su capacidad de discernimiento y al haber declarado solemnemente la asamblea legislativa de ese país, que no importa, puede asumir la presidencia cuando guste, pues simplemente se ha transformado en dios. Por lo tanto, “para qué Constitución, para que leyes?, como lo plantea Medina.

Bien, ahora: ¿Cuántas patas tiene el elefante de la ilustración?

Anuncios