Imagen

Relata Baudelaire en su poema “Albatros” (1859), cómo estos reyes, emperadores del vuelo, del bello y suave planeamiento ante la mas leve brisa del aire, con sus enormes alas de hasta 4 metros, hacen alarde en vuelo de su dominio y arte, pero capturados y puestos en tierra se vuelven torpes, feos, lentos, grotescos! Las alas que los vuelven majestuosos en los aires, les impiden a la vez , en tierra,alzar vuelo y se arrastran con ellas de un lado al otro, inutilizados.

Somos los nicaraguenses una especie de albatros: de grandes capacidades, de grandes energías y virtudes, pero postrados en cubierta, atrapados sin salida, convertida esa majestuosidad de pueblo en la mas ruin de las postraciones, convertidos en la caricatura de un pueblo revolucionario. “Exiliados sobre el suelo, en medio de la grita”.

Albatros postrados.

———–

EL ALBATROS-Charles Baudelaire, 1859

Frecuentemente, para divertirse, los tripulantes

capturan albatros, enormes pájaros de los mares,

que siguen, indolentes compañeros de viaje,

al navío deslizándose sobre los abismos amargos.

Apenas los han depositado sobre la cubierta,

esos reyes del azur, torpes y temidos,

dejan lastimosamente sus grandes alas blancas

Como remos arrastrar a sus costados.

Ese viajero alado, ¡cuan torpe y flojo es!

Él, no ha mucho tan bello, ¡qué cómico y feo!

¡Uno tortura su pico con una pipa,

El otro remeda, cojeando, del inválido el vuelo!

El Poeta se asemeja al príncipe de las nubes

que frecuenta la tempestad y se ríe del arquero;

exiliado sobre el suelo en medio de la grita,

sus alas de gigante le impiden marchar.

Versión traducida en:http://www.revistakatharsis.org/poesia_y_piezas_condenadas_completo.pdf

Anuncios