purisima-acuatica-2011-12-11-36841 (1)

Estoy doblemente sorprendido: que una  confesa atea feminista como Sofía Montenegro le escriba una “Carta Pública a la Virgen” y que un obispo católico como  el Obispo Silvio Báez, le escriba a Sofía avalando su carta atea-mariana, diciéndole que seguramente la Virgen la va a escuchar.

Sofía se vale de la carta para aludir de manera irónica a la impunidad con la que “la gobierna” en Nicaragua, de hecho ha sacado de la manga de la camisa una nueva secta, manipulando las necesidades religiosas del pueblo, esa secta sandino-cristiana-teósofa, que se ha ido estructurando picoteando mitos, leyendas, creencias y fe, ora de los arranques místicos-mesiánicos del Sandino esotérico, ora de la mitología judeo-católica-protestante, ora de los cuarzos y materializaciones de Sai –Baba. Sofía le reclama a María su pasividad y permisibilidad  en este fenómeno manipulador.

En una de sus partes, dice la carta de Sofía a María, de “mujer a mujer”:

Y lo peor, dicen, estimada señora, es que usted, persona inmaculada, arquetipo del amor, la santidad y la castidad, madre del unigénito, esté tolerando que una figura corrupta en todo sentido se quiera adornar con sus gracias y nos recite unas disparatadas letanías a la hora del Angelus, repetidas en todas las emisoras de televisión y radio en manos de su prole (que es grande) con el nefasto propósito de atragantarle su escaso almuerzo al respetable público. Las amigas se preguntan agobiadas: “¿Qué hemos hecho para recibir semejante castigo?”

Se refiere a las apariciones y predicaciones en los medios oficialistas, de esta sui generissacerdotisa de esta nueva iglesia, conformada por un dúo (Obispo y Obispa-sacerdotisa), iglesia nacida de un sacrificio primigenio perpetrado por ambos, de una víctima propiciatoria (una niña abusada desde los 12 años), que selló su pacto fundador, la roca sobre la cual se ha erigido, que como toda secta, es en realidad una empresa conformada para el lucro y el ejercicio del poder.

Y sorpresivamente, a pesar de los ataques de las personas escasas de raciocinio y atiborradas de lugares comunes sobre María, Jesús, el asno, el buey y la mula, que comentan en el artículo de Sofía, es nada menos y nada más que el Obispo Silvio Báez quien le responde a Sofía, admirado de su pluma, su palabra, su llamado de mujer a mujer a María y le dice: “La Virgen María no va a defraudar a este pueblo”

Y añade, dirigiéndose a Sofía, para escándalo de los fundamentalistas:

(…)“reflejas una hondura de espíritu y una coherencia de vida y e ideales, que deberían adornar la existencia de muchos creyentes” (..).Ahora he leído tu bellísima Carta a la Virgen María, mujer pobre que vivió entre la gente pobre, ama de casa sencilla y trabajadora, mujer valiente que se atrevió a anunciar la caída de los ricos y poderosos, una mujer del pueblo pero también por eso precisamente una mujer de Dios(…)Yo te prometo que en mi oración de El Viejo le leeré tu carta a la Virgen María. Será mi oración de creyente y de obispo. Un Obispo se hará humilde portador de ese bellísimo mensaje con que has penetrado los cielos para llegar con corazón de mujer a la mujer por excelencia, a la mujer digna y buena, trabajadora y santa, critica y valiente frente a los poderosos injustos, que fue esa humilde chavala, que se llamaba María en Nazaret y fue madre de Jesús, el Hijo de Dios.

¡!!!

Sofía se ha emocionado con esta inesperada misiva y ha escrito:

(…) Que un sacerdote con su investidura le conteste a una irreverente feminista atea con la ecuanimidad, la empatía y respeto por la diferencia, es insólito por los estándares de este país. (…) Es valiente de su parte, tomando en cuenta la intolerancia que han mostrado algunos lectores creyentes y la que tiene el gobierno a toda crítica. (…)Digan lo que digan, confieso que esta es la carta más bella que he recibido en mi vida y la guardaré como una verdadera joya. Mi gratitud al Obispo Báez.

El amplio criterio del Obispo Báez es de alabar, demostrando un espíritu abierto, comprensivo y lo principal, sentando implícitamente una condena clara a la manipulación de los sentimientos religiosos del pueblo…un hilo para tejer muy fino, pero que logra en su respuesta a Sofía, con elegancia y firmeza en su propia fe, a pesar de las conocidas posiciones de Sofía respecto al aborto terapéutico, por ejemplo.

¡Como quisiéramos que Nicaragua funcionara así en todas sus divergencias: expresadas éstas claramente, pero al mismo tiempo, coincidiendo en una práctica y una búsqueda común, que es el bienestar, la sanidad de cuerpos y almas de esta común-unidad que nos identifica a los nicaragüenses!

Porque a la manera bíblica, ¿de qué le sirve a los nicaragüenses recibir una vez al año unas cuantas libras de arroz, frijol, y aceite (las panaceas de nuestras guerras) a nombre de María,  si al fin perdemos la libertad, la capacidad de disentir, la dignidad, el alma misma del pueblo?

Anuncios