En Nicaragua siempre ha existido un miedo al cambio; tardamos 45 años para romper el miedo al somocismo y una parte del pueblo, cierto, optó por el sandinismo. Tardamos 10 años en perder el miedo al sandinismo de los 80 y optar por el violeterismo, el arnoldismo, el alemanismo (reminiscencias del somocismo) durante 16 años… Giramos luego para atrás, a lo viejo conocido después de esos nefastos 16 años….y el miedo nos ha cargado otros 10 años de orteguismo-murillismo.

Y es probable que lleguemos en lo mismo por 15 años. Acondicionados, obedientes, siguiendo lo que hacen todos, como en el experimento de Ash, contra todo razonamiento. Así concurriremos a las elecciones municipales de noviembre…igualito que en dicho experimento: http://www.youtube.com/watch?v=nWfPaMJEg-M, razonando que el votar es mas importante que la democracia.

Anuncios