– Cierto, oímos mucho a la gente de gobierno hablar de los pobres y de los gobiernos de los pobres. Pero para nosotros es algo difícil entender eso, aunque hacemos el esfuerzo.

Porque para nosotros,¿ qué  es ser pobre? En realidad, no significa nada, no tenemos esa idea de que es ser pobre. Nosotros entendemos que el pobre es el que está muy enfermo y no puede salir a trabajar, a ver su mancha de arroz, su mancha de frijol, sus matas de plátano o banano. Si estas enfermo, sin fuerzas, te haces pobre, porque no vas a poder lograr tu propia comida o la de tu familia. Menos pensar en un mayangna rico. ¿Que es ser rico? Para nosotros rico es el que consigue su buena cantidad de carne en el monte, sus plátanos, arroz, frijolitos, sin problemas de hambre para el mismo y su familia.

Es cierto, en Musawas, hay unas zonas donde abunda el banano natural; en otras abunda el venado; en otras la guarda tinaja o el palo de fruta de pan o el de tuno. Allá vamos con los cayucos vacíos y nos regresamos con los cayucos llenos.

Entonces lo que hacemos los que vivimos allí, es aprovechar la riqueza de cada parte y usarla con moderación. Comemos bananos, carne de venado y usamos su piel para zapatos o correas; comemos guarda tinaja  fruta de pan o sacamos la fibra del tuno. El único problema es que hay que ir a trabajar para tenerlos. O seguir al venado o la guarda tinaja, que ellos son vivos y no quieren morir así de fácil; cuesta atraparlos, seguirlos, sorprenderlos. Las matas de banano o plátano no se llenan de un día para otro, hay que esperar que la mata dé lo que tiene que dar, irla a limpiar, cuidarla, cortar la cabeza y cargarla y luego, al bote y a la casa. Al tuno hay que hallarlo, hacerle sus cortes, recoger su fibra, majarla bien,cargarla. No es fácil, pero no es imposible.

Aquí en el monte, en la selva, hay riqueza natural por todos lados. Y por eso  no tenemos ni ricos ni pobres en medio de esas riquezas; solo tenemos gente feliz trabajando, agarrando, consumiendo lo que la naturaleza ofrece, aunque las cosas hay que conseguirla con trabajo, esfuerzo y suerte.

Porque a veces vas caminando y alguna pavona se cruza por descuido y la atrapas o matas, es suerte. No hiciste ningún trabajo, pero como que Diosito haya dicho: “voy a darle de comer a este distraído que va allí” y te pone el animal en tu camino. A veces seguís y seguís al venado y no podes ni estar cerca, se te huye una y otra vez. Entonces tenes que esforzarte más, caminar más, tener más paciencia. Por eso te digo: hay riquezas por todos lados, pero necesitas trabajo, esfuerzo y suerte.

Pero nuestros jóvenes, que son inquietos, algunos viajan a Bonanza y miran en lo que para nosotros es una gran ciudad, teléfonos celulares, zapatos mas bonitos que los que hacemos con cuero de venado, ropa más fina, sabanas, cortinas, mas finas  que la que hacemos con la fibra del tuno, esas computadoras, mochilas bonitas y finas  y las ven y son muy caras, además que nosotros no tenemos billetes, dinero, porque aquí no hay como conseguirlos, trabajamos para nosotros mismos y nadie nos paga…entonces no podemos tener de esos billetes. O necesitaríamos vender unos 15 sacos de arroz, unos tres sacos de cacao para comprar algunas de esas cosas. Vemos que cuestan mucho. Entonces, esos jóvenes inquietos que han ido a Bonanza, a Siuna o a Bilwi y algunos a Managua misma y otros, que incluso han salido del país y han visto cosas tremendas en otros países, vienen y nos dicen; “Papa, mama ¿saben que? –Nosotros somos pobres, porque no podemos tener un montón de cosas que la gente corriente de otras parte, tienen, usan y disfrutan”.

Y el pensamiento que somos pobres se ha ido difundiendo entre nosotros, especialmente entre los jóvenes y más en los que estudian, que van a la escuela, a un instituto, a una universidad de Leon o Managua, que cuando vienen de  regreso de vacaciones, nos repiten; “¡somos pobres!”

Pero como te digo, nuestros más viejos, nos dicen y allí es donde hemos llegado a la conclusión que entre nosotros no somos pobres, pero en comparación con otras gentes que tienen más y mejores cosas, si somos pobres.

Entonces, no tenemos pobres entre nosotros, ni ricos, pero somos pobres frente a ustedes.

Anuncios