“ Creí no volver a sentir la fuerza, la energía de la vida fluyendo en mí: había sentido la pesadez de la tierra cayendo a golpes uno tras otro, sin misericordia. Me sentí agobiada e impotente, abandonada, arrancada lejos, ignorada. Pisada, literalmente.

¿Acaso yo no importaba? Pero descubrí al poco tiempo que la primera angustia por la falta de aire, más bien me fortalecía y esa humedad, esa agua fresca-tibia que bañó mi cuerpo, que me rodeó, me dio una sensación de fuerza, de poder, de esperanza!

¡Vivo!, pensé. No era entonces, definitiva, aquella muerte. No era tal aquel dolor, no era la sensación de pérdida, de lejanía, sino que, henchida, volvía a sentir de nuevo el placer de palpitar, de sentir, de vibrar!

Y he allí cuando fui sintiendo desde mis entrañas, el surgimiento de extrañas fuerzas que me impulsaban, que me gritaban ensordecedoramente:” ¡regresa!, ¡vuelve de nuevo, que aquí no es tu sitio!, busca la luz!”

Por un momento, dudé. ¿Regresar? ¿Volver a lo mismo, a lo ya sabido, a las cuatro estaciones, las salidas y puestas de sol, al viento a veces frío, a veces lento, a veces cálido, violento? Volver a ver de nuevo las estrellas, la luz de la luna? ¿A amar y ser amada? ¿Qué aventura es esa la de la vida, que se mueve siempre en círculos, sin fin ni objeto, sin principio ni fin? ¿No debe morir, la vida?

Pero fue por solo un momento, porque dije ¡Sí! al regreso, ¡sí ¡a la vuelta a esos bellos círculos en que nos mareamos, el Tío-Vivo de la vida! Y no más hube dicho el ¡Sí! venturoso, feliz, alegre, portentoso, las fuerzas en mis entrañas estallaron como en fiesta de luces y petardos, como en celebraciones bullangeras, dionisíacas, orgiásticas y no se pudo ya detener mi regreso, mi resurrección, mi re encarnación”.

Esas reflexiones oí claramente, amigo, ahora que he pegado mi oído a la tierra y ver cómo ha germinado esta filosófica semilla de mango, me dijo Avis Cana, acunando el brotecito de una semilla que hará varios días, enterró a lo descuidado, en mi patio.

©Carlos A. Lucas Aráuz. Septiembre 2012

Anuncios