En esta foto del Diario La Prensa, está representado, sin mayores complicaciones, el arroz con mango en el que ha degenerado el perfil de un partido otrora revolucionario: en esta imagen del “Cristo Rey” de la Rotonda también llamada de “Santo Domingo”, su figura mesiánica y regia (propio del rey, de la realeza, del que gobierna bajo designios dinásticos), parece movida por hilos tirititeros que lo moviesen desde atrás…o lo encadenasen…para obligarlo a soportar el peso del cubo rosado chicha del afán re electorero, que es el  ojo del huracán de un proceso de corrupción  que afecta la médula del ser nicaragüense, hoy en día.

Un Cristo obligado a dejar su cruz a un lado, para cambiarla por el cubo rosado chicha, justificando ese arroz con mango, que es el actual alimento de las masas acríticas, servido por los oportunistas y los pícaros neocapitalistas disfrazados de solidarios, socialistas y cristianos.

Dice el neocapitalismo, ese brote oportunista del capital en Nicaragua: “el que quiera seguirme, que cargue con sus hilos y su cubo rosado chicha y me siga…por la eternidad

Anuncios