Se cierra la  Jornada de 50 años de escritor de Sergio Ramirez en la embajada de España en Managua, el Viernes 31 de agosto, 2012.

Se ha realizado todo un recorrido en la vida y producción de uno de los escritores nicaragüenses contemporáneos, mas conocidos y reconocidos a nivel local e internacional.

Es una celebración compartida  por sus lectores.

Sergio Ramírez , es uno de esos raros casos de retorno productivo a su oficio de escritor: después de la pausa de al menos sus 10 años de vida política desde el poder en Nicaragua, bajo las banderas del FSLN, donde fungió como firmante de decretos de nacionalizaciones, confiscaciones, tribunales populares de justicia, dirigiendo la desmonetización del circuito económico, etc. al haber sustituido la pluma del escritor por la pluma del poder político.

Pero la pluma del escritor a veces tiene más poder que la pluma del poder político. Y no conocemos mucho de ese proceso donde en Sergio, la primera se rebeló contra la segunda, pero hubo un rescate desde un virtual futuro gris como político , oscuro y burócrata ministro, o diputado verborreico, igual que esa gama de sujetos alienados y alineados que vemos a diario en las filas del poder actual en Nicaragua, hacia el de un futuro, ahora real y presente, de escritor independiente, bien perfilado, seguro de una obra  literaria-y política- que está legando a Nicaragua.

Sergio Ramírez se  levantó contra ese pasado y ese futuro virtual al que iba  a ser condenado y en su nueva militancia, la política y la literaria, se convirtió en crítico de fondo a los nuevos reyezuelos y reyezuelas surgidos de las cenizas revolucionarias y en una especie de cantor de exequias para esos sueños revolucionarios frustrados.

Doble epopeya, pues se necesita mucha honestidad intelectual para una rectificación tal…y para mantener un ritmo doble de producción, productividad, creatividad y calidad literarias, para compensar el tiempo y el espacio perdidos, hasta el punto de lograr que se mencione a Nicaragua no sólo por sus revoluciones, revueltas, violencia, sectarismos, masdelomismo,sus regresiones y Deja vú, sino por su pensamiento, sus alternativas de razonamiento, sus formas de expresión, su arte. De los que Sergio es ejemplo muy vivo…

Es una prueba que el impulso de escribir a veces se manifiesta contra toda lógica, contra todo raciocinio de tiempo, espacio y momento, contra todo poder terrenal absorbente, contra toda tiranía del espíritu y del pensamiento vivo.

No es doble, entonces, es triple epopeya , la de Sergio Ramirez: recuperarse como escritor, emanciparse del control político-ideológico, ganarle tiempo al tiempo, a base de esfuerzo, creatividad y honestidad literarias.

Los 50 años de su oficio, es una celebración compartida por sus lectores,a los que me sumo y brindo por esa triple epopeya de la que hemos sido testigos, Sergio Ramírez Mercado.

Anuncios