Puedo prescindir de verte, oirte y tocarte, como puedo contener la respiracion hasta el límite; pero en ese límite, cuando salga a la superficie, buscándote, no te extrañes de la intensidad y el ansia con las que te aspire.

Esa es mi condición. ¿De acuerdo?

 

© Carlos A Lucas Aráuz. Agosto 2012

Anuncios