“Pasividad, furia e ignorancia, eso nos describe” (Avis Cana).

En el caso de Nicaragua, Pasividad, Furia e Ignorancia conviven en un raro coctel. Es nuestro nudo gordiano.

Pero si la Pasividad por el principio de la criticalidad auto organizada, tiene su punto de “catástrofe” y desata en algún momento la Furia, propia, la del pueblo, solo se debe a que los ojos y oídos se han abierto, desatando las manos, los pies y el corazón, ante la Ignorancia venida a menos.

La ignorancia, repito, es la raíz de todos los males. Y se corta al estilo Carlomagno, de un tajo. Porque como dijo el sabio, para los fines del nudo: “da lo mismo cortar, que desatar”.