Imagen en: http://siguiendolavia.blogspot.com/2011/03/y-dios-me-hizo-mujer.html

Soñé, no sé por qué,

con vos,

muchacha de los grandes y curiosos ojos!

Y me asombré de cómo podía ver

el detalle reticulado

de tus poros abiertos

y de cómo podía atrapar

el aroma

desatándose

de tu pelo, al viento.

Y me desencanté de la indiferencia

con la que me dijiste, en ese sueño,

que era una locura decir lo que te decía,

que aquello era solamente un sueño,

pero que íbamos a despertar juntos,

abrazados, en un lecho,

en una alcoba,

bajo una misma, caliente, húmeda,

cansada, sábana .

Y te fuiste sonriendo con benevolencia.

Y entonces comprendo

que esa indiferencia

tuya

en mi sueño,

sobre mi sueño,

con mi sueño,

ha logrado

lo imposible, lo inimaginable

que ha hecho que ahora,

te esfumes,

en cuanto

abro mis ojos.

©Carlos A.Lucas Aráuz. Feb 2012

Anuncios