En Colombia, el sábado 18 de febrero del corriente, se inició una jornada radial de 110 horas  de reclamo por el cese de los secuestros como arma de violencia, que en realidad no es exclusivo método de las FARC (aun cuando las FARC saben que el secuestro no altera la correlación de fuerzas físicas y políticas contra sus supuestos enemigos), sino también es utilizado por el crimen, organizado y desorganizado, y como arma política, en otros casos y en todas las latitudes.

Nunca va a ser suficiente condenar este método de violencia: es una especie de síntesis de todas las violencias, sólo que tiene la particularidad de provocar y mezclar por mas tiempo todos los dolores, todos los  sufrimientos, angustias, mezclas de esperanza con desesperanza, de alegrías instantáneas (cuando se vislumbra una posibilidad), con la depresión mas feroz cuando se disipan posibilidades, dormir con pesimismo, despertar con optimismo y levantarse con el peor de los pesimismos, dormir con un enorme optimismo para el siguiente día. Sentir que cada día de esos es una eternidad y no darse cuenta que han pasado años de espera, como si hubiesen sido unos pocos minutos.

Y eso es así para la víctima directa y para sus familias, las personas que la quieren, que la aprecian, que la aman, por lo que la violencia del secuestro busca marchitar muchas almas al mismo tiempo.

En un comentario anterior sobre este tema, había expresado algunas opiniones, como las siguientes:

Secuestro: muerte en vida

El secuestro priva en vida, de la vida y mantiene en un estado de alta tensión y tortura sicológica, no solamente al secuestrado, sino a sus seres queridos, su familia, amigos, paisanos. El secuestro es una especie de tortura social, además del sufrimiento individual y por lo tanto, ¡por Dios que hay que apoyar esa demanda de declarar crimen de lesa humanidad y por lo tanto, perseguible en todos los lugares y tiempos!

Liberen a todos los secuestrados y abducidos!

Pero hay que hablar claro y obligar en primer lugar a los gobiernos, a que suspendan y reparen las acciones de secuestro que llevan a cabo, como Israel con grupos de palestinos, algunas acciones de secuestros de palestinos contra Israel; igual, exigir a Obama en la Casa Blanca, la inmediata liberación de los secuestrados, mas bien abducidos, de Guantánamo o llevarlos ante los tribunales de justicia. Ademas de Guantánamo, que liberen a los 5 cubanos secuestrados en Miami! Estados Unidos prácticamente ha ejercido una acción de secuestro contra Los Cinco cubanos, acusados de espionaje por haber podido infiltrarse con fines de seguimiento en células terroristas que planeaban ese tipo de acciones en Cuba, desde Miami.

(…) Las FARC de Colombia, por su lado, así como organizaciones terroristas o criminales practican y han institucionalizado el secuestro como medio de guerra, como acción violenta en los conflictos.

Un jefe de las FARC contempla su campo de concentración, en plena selva colombiana. ¿Que tipo de socialismo puede tener en su mente esta agrupación? Imagen en: http://alercontactosur.wordpress.com/?s=secuestro

Pero esas acciones no merman la capacidad combativa del contrincante, no deciden el rumbo de una batalla o guerra, no se convierten en una acción de guerra que decida un resultado y por lo tanto, no son acciones militares o de guerra que lleven a un fin determinado. Mas bien se convierten en una espeluznante acción de tortura que se prolonga a costa del sufrimiento físico, moral y sicológico de las víctimas y lógicamente, a su asesinato a sangre fría.

!Apoyemos esta campaña!, que el secuestro sea considerado un crimen de lesa humanidad, y por lo tanto, un delito universal e imprescriptible, que los grupos delincuenciales, terroristas, guerrilleros de cualquier bando, piratas, los gobiernos fundamentalistas, liberen a todos los que retienen y torturan con esa forma infamante, que es el secuestro.

Anuncios